Actualizado 21/11/2022 18:59

Se descubre una cinta transportadora de carbono del Ártico

Expedición ÁRTICO 2018
Expedición ÁRTICO 2018 - ALFRED-WEGENER-INSTITUT / ANDREAS ROGGE

   MADRID, 21 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Una ruta de transporte marino previamente desconocida utiliza la bomba biológica de carbono y las corrientes oceánicas para absorber CO2 atmosférico a gran escala.

   Investigadores del Instituto Alfred Wegener revelan en Nature Geoscience que, cada año, el transporte entre plataformas de partículas ricas en carbono de los mares de Barents y Kara podría retener hasta 3,6 millones de toneladas métricas de CO2 en las profundidades del Ártico durante milenios.

   En comparación con otros océanos, la productividad biológica del Océano Ártico central es limitada, ya que la luz solar suele ser escasa, ya sea debido a la noche polar o a la capa de hielo marino, y las fuentes de nutrientes disponibles son escasas. En consecuencia, las microalgas (fitoplancton) en las capas superiores del agua tienen acceso a menos energía que sus contrapartes en otras aguas.

   Como tal, la sorpresa fue grande cuando, en la expedición ARCTIC2018 en agosto y septiembre de 2018 a bordo del buque de investigación ruso Akademik Tryoshnikov, se descubrieron grandes cantidades de partículas, es decir, almacenadas en restos de plantas, carbono en la cuenca Nansen del Ártico central.

   Los análisis posteriores revelaron una masa de agua con grandes cantidades de partículas de carbono a profundidades de hasta dos kilómetros, compuesta por agua de fondo del mar de Barents. Este último se produce cuando se forma hielo marino en invierno, luego el agua fría y pesada se hunde y luego fluye desde la plataforma costera poco profunda por el talud continental hasta la profunda cuenca del Ártico.

   "Según nuestras mediciones, calculamos que a través de este transporte de masa de agua, más de 2.000 toneladas métricas de carbono fluyen hacia las profundidades del Ártico por día, el equivalente a 8.500 toneladas métricas de CO2 atmosférico. Extrapolado a la cantidad anual total, reveló incluso 13,6 millones de toneladas métricas de CO2, que está en la misma escala que las emisiones anuales totales de Islandia", explica en un comunicado el doctor Andreas Rogge, primer autor del estudio y oceanógrafo del Instituto Alfred Wegener, Helmholtz.

   Centro de Investigaciones Polares y Marinas (AWI). Esta columna de agua rica en carbono se extiende desde la plataforma del mar de Barents y Kara hasta aproximadamente 1.000 kilómetros en la cuenca del Ártico.

   A la luz de este mecanismo recién descubierto, el mar de Barents, que ya se sabe que es el mar marginal más productivo del Ártico, parecería eliminar efectivamente aproximadamente un 30 por ciento más de carbono de la atmósfera de lo que se creía anteriormente. Además, las simulaciones basadas en modelos determinaron que la salida se manifiesta en pulsos estacionales, ya que en los mares costeros del Ártico, la absorción de CO2 por parte del fitoplancton solo tiene lugar en verano.

   Comprender los procesos de transporte y transformación dentro del ciclo del carbono es esencial para crear presupuestos globales de dióxido de carbono y, por lo tanto, también proyecciones para el calentamiento global. En la superficie del océano, las algas unicelulares absorben CO2 de la atmósfera y se hunden hacia las profundidades del mar cuando envejecen. Una vez que el carbono unido de esta manera alcanza las aguas profundas, permanece allí hasta que las corrientes invertidas devuelven el agua a la superficie del océano, lo que lleva varios miles de años en el Ártico. Y si el carbono se deposita en sedimentos de aguas profundas, incluso puede quedar atrapado allí durante millones de años, ya que solo la actividad volcánica puede liberarlo.

   Este proceso, también conocido como bomba biológica de carbono, puede eliminar carbono de la atmósfera durante largos períodos de tiempo y representa un sumidero vital en el ciclo del carbono de nuestro planeta. El proceso también representa una fuente de alimento para la fauna local de aguas profundas como estrellas de mar, esponjas y gusanos. Qué porcentaje del carbono es realmente absorbido por el ecosistema es algo que solo la investigación adicional puede decirnos.

   Los mares de la plataforma polar albergan otras regiones en gran parte inexploradas en las que se forma el agua del fondo y fluye hacia las profundidades del mar. Como tal, se puede suponer que la influencia global de este mecanismo como sumidero de carbono es en realidad mucho mayor.

   "Sin embargo, debido al calentamiento global en curso, se forma menos hielo y, por lo tanto, menos agua en el fondo. Al mismo tiempo, hay más luz y nutrientes disponibles para el fitoplancton, lo que permite que se una más CO2. En consecuencia, actualmente es imposible predecir cómo se desarrollará este sumidero de carbono, y la identificación de posibles puntos de inflexión requiere con urgencia investigación adicional", dice Andreas Rogge.

Contador

Más información