Actualizado 05/01/2022 12:38 CET

Mortandad masiva de pingüinos de Magallanes por ola de calor en 2019

Un pingüino de Magallanes alimenta a sus polluelos mientras su compañero mira
Un pingüino de Magallanes alimenta a sus polluelos mientras su compañero mira - NATASHA GOWNARIS/UNIVERSITY OF WASHINGTON

   MADRID, 5 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Una ola de calor extremo en 2019 mató al menos a 354 pingüinos en una de las colonias de reproducción más grandes del mundo para pingüinos de Magallanes.

   Es el balance de una búsqueda exhaustiva de restos realizada por investigadores de la Universidad de Washington en los días posteriores a la temperatura récord, publicado ahora en la revista Ornithological Applications.

   El 19 de enero de 2019 las temperaturas en el sitio en Punta Tombo, en la costa sur de Argentina, se dispararon a 44 grados Celsius a la sombra.

   "Este evento extremo cayó cerca del final de la temporada de reproducción de los pingüinos de Magallanes, por lo que mató a una gran cantidad de adultos, así como polluelos", dijo en un comunicado la autora principal Katie Holt, estudiante de doctorado en biología de la Universidad de Washington. "Es la primera vez que registramos un evento de mortalidad masiva en Punta Tombo relacionado con temperaturas extremas".

   La ola de calor del 19 de enero fue la temperatura más alta que los investigadores hayan registrado en Punta Tombo, donde los equipos de la Universidad de Washington han estado estudiando a los pingüinos de Magallanes desde 1982 con el coautor P. Dee Boersma, profesor de biología de la Universidad de Washington. Las temperaturas en el sitio durante la temporada de reproducción generalmente suben de 10 a 37 grados. En una temporada pasada, los investigadores habían registrado previamente una máxima de 43 ° C, pero ese récord más antiguo no se asoció con una masa muerte de pingüinos, según Holt.

   El calor extremo del 19 de enero de 2019 afectó a adultos y polluelos de manera diferente. Casi tres cuartas partes de los pingüinos que murieron, 264, eran adultos, muchos de los cuales probablemente murieron por deshidratación, según los análisis post mortem realizados por los investigadores de la Universidad de Washington.

   Encontraron el 27% de los cadáveres de pingüinos adultos a lo largo de los caminos que salían de la colonia de cría hacia el océano, donde podían beber: los pingüinos tienen glándulas que pueden filtrar la sal del agua. Un viaje desde la colonia al océano puede extenderse hasta un kilómetro y, en su momento más largo, un magallánico adulto puede tardar 40 minutos en completarlo. Los adultos muertos a menudo se encontraban boca abajo con los pies y las aletas extendidas y la boca abierta, una postura común de jadeo y enfriamiento para los pingüinos de Magallanes.

   Algunas secciones de Punta Tombo, donde miles de pingüinos de Magallanes se reúnen para reproducirse cada primavera y verano austral, tuvieron peores resultados que otras. En la sección central de la colonia, aproximadamente el 5% de los adultos fallecieron. Pero otras secciones vieron pocas o ninguna fatalidad, lo que indica que los microclimas y el acceso al océano, así como la salud y la nutrición individuales, pueden haber influido en las tasas de supervivencia.

   Investigadores de la Universidad de Washington han documentado eventos pasados de mortalidad masiva en Punta Tombo vinculados a tormentas severas que mataron principalmente a los polluelos, incluido un año en el que las inundaciones mataron al 50% de la descendencia recién nacida de la colonia. La ola de calor de 2019 es una preocupación particular porque provocó la pérdida de una gran cantidad de adultos en un solo evento, según Holt.

   Según el examen de un subconjunto de cadáveres, al menos 8 de cada 10 de los adultos que murieron eran machos. Eso probablemente refleja la alta prevalencia de pingüinos de Magallanes machos en Punta Tombo, aproximadamente tres machos por cada hembra, en lugar de una capacidad de supervivencia diferencial en condiciones de calor extremo.

   La proporción de sexos sesgada de la colonia ha aumentado con el tiempo. La investigación del grupo de Boersma muestra que es menos probable que las hembras adultas regresen a Punta Tombo para reproducirse, probablemente porque tienen más problemas para encontrar suficiente comida en el mar abierto fuera de la temporada de reproducción. Es probable que esto haya contribuido a una disminución general del tamaño de la colonia desde finales de la década de 1980.

Contador