Actualizado 25/02/2015 18:48 CET

Las nieves del Himalaya revelan un descenso de contaminantes persistentes

Himalaya
Foto: SIEGMUND STIEHLER

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -  

   Un estudio único del hielo perpetuo del Himalaya tibetano ha demostrado que los acuerdos internacionales sobre eliminación el uso de contaminantes orgánicos persistentes tóxicos están funcionando.

   Científicos de la Universidad de Lancaster (Reino Unido) trabajaron con colegas de China y Alemania para recoger y analizar muestras de núcleos de hielo de más de 30 años, para mostrar cómo los residuos de sustancias perfluoroalquilos (PFAS) en el medio ambiente han cambiado con el tiempo. El trabajo de investigación se publicó en Environmental Science & Technology.

   "Los PFAS se utilizan en muchos productos de uso diario, tales como forros de tela, sartenes antiadherentes y espumas de extinción de incendios", dijo Crispin Halsall, del Centro de Medio Ambiente de la Universidad de Lancaster.

   Son muy persistentes en el medio ambiente y algunos pueden acumularse en los seres vivos. Muchos de estos compuestos se cree que son tóxicos para los seres humanos: un estudio reciente ha mostrado evidencia muy fuerte de que uno, el PFOA, retarda el crecimiento del feto humano.

   Los residuos químicos se extienden a miles de kilómetros por los vientos dominantes y quedan depositados en el hielo. Los núcleos de hielo son barómetros muy eficaces de la contaminación a través del tiempo, ya que el hielo puede perdurar durante décadas. "Queríamos ver si el nivel y el tipo de estos productos químicos habían cambiado con el tiempo", explicó.

   Es mucho más barato estudiar muestras de hielo, que captan años de datos en un solo núcleo, que hacer el muestreo del aire a lo largo del tiempo. También hay ventajas en las pruebas en regiones remotas, lejos de las fuentes de contaminación, ya que las muestras no están distorsionadas por las actividades locales, por lo que los resultados proporcionan una visión global.

   Los núcleos de hielo provienen de dos sitios: uno en el extremo oriental de la meseta donde el viento predominante proviene de Asia, y el otro en el extremo oeste con vientos dominantes de Europa.

   Los resultados fueron fascinantes: refleja los cambios políticos y de la producción de estos productos químicos en las diferentes regiones a través del tiempo.

   En el lado oeste de los núcleos de hielo, se muestran depósitos de PFAS inicialmente aumentando a medida que se utilizan cada vez más en la industria europea en la década de 1980, y luego disminuyen a medida que la producción industrial cambió en la década de 2000. Uno de estos compuestos se clasifica como un contaminante orgánico persistente en el marco del Convenio de Estocolmo del PNUMA, y que la industria acordó eliminar, en gran parte de forma voluntaria.

   En el lado oriental, el nivel de residuos sigue aumentando a medida que Asia se vuelve más industrializado, pero la naturaleza de los PFAS están cambiando.

   Halsall dijo: "Algunos de los compuestos de la cadena larga de carbono son particularmente tóxicos y la industria ha respondido mediante la producción de compuestos de cadena más corta, y estamos empezando a verlo en los núcleos de hielo. Buenas prácticas en la industria están teniendo un impacto.

   "Esto proporciona la evidencia de que pueden cambiarse las cosas y reducir la prevalencia de productos químicos tóxicos a través del consenso y un marco internacional. Eso es muy alentador", dijo.

Para leer más