Actualizado 12/05/2022 16:35

Tormentas extremas pueden proteger playas de la subida del mar

Los daños causados en la playa de Narrabeen en Sydney a raíz de una tormenta de 2016
Los daños causados en la playa de Narrabeen en Sydney a raíz de una tormenta de 2016 - UNSW SYDNEY

   MADRID, 12 May. (EUROPA PRESS) -

   Los fenómenos meteorológicos extremos podrían ayudar a proteger las playas del impacto del aumento del nivel del mar, al traer arena nueva de aguas más profundas o de las playas cercanas.

   Es lo que ha demostrado un nuevo estudio internacional, dirigido por el doctor Mitchell Harley del Laboratorio de Investigación del Agua de la UNSW (Universidad de Nueva Gales del Sur), que se publica en Nature Communications Earth & Environment.

   Las imágenes posteriores a las violentas tormentas costeras generalmente se enfocan exclusivamente en los extensos daños causados a las playas, las dunas, las propiedades y la infraestructura circundante.

   "Sabemos que las tormentas extremas causan una gran erosión costera y daños a las propiedades frente al mar", dijo en un comunicado el Dr. Harley. "Por primera vez miramos no solo por encima del agua, donde los impactos de las tormentas extremas son fáciles de ver, sino también por debajo del agua. Lo que encontramos fue que cientos de miles de metros cúbicos de arena ingresaban a estos sistemas de playa durante estos eventos, eso es similar a la escala que usan los ingenieros para nutrir una playa artificialmente.

   "Esto podría ser suficiente para compensar algunos de los impactos del aumento del nivel del mar causado por el cambio climático, como el retroceso de las costas, y por varias décadas a largo plazo. Es una nueva forma de ver las tormentas extremas".

   En colaboración con investigadores de la Universidad de Plymouth y la Universidad Autónoma de Baja California, el estudio examinó tres costas de Australia, el Reino Unido y México. Cada uno estuvo sujeto a una secuencia de tormentas extremas o grupos de tormentas prolongados, seguidos de un período más suave de recuperación de la playa.

   En Australia, los investigadores estudiaron la playa de Narrabeen en Sydney a raíz de una tormenta de 2016 que arrancó una piscina de una propiedad con vista a la costa.

   Usando mediciones de alta resolución de la playa y el lecho marino, pudieron demostrar que las ganancias de sedimentos eran suficientes para compensar teóricamente décadas de retroceso proyectado de la costa.

   "Por primera vez, pudimos movilizar equipos de monitoreo especializados para obtener mediciones realmente precisas antes y después de una tormenta", dice el Dr. Harley.

   "Usamos una combinación de un avión bimotor equipado con un escáner Lidar, drones y motos acuáticas que iban y venían a lo largo de la playa tomando medidas debajo de la superficie justo antes y después de que azotara la tormenta. Así fue como pudimos obtener una imagen precisa del volumen de arena que se movía en cada tormenta".

   En el Reino Unido, los investigadores del Grupo de Investigación de Procesos Costeros de la Universidad de Plymouth han estudiado la playa de Perranporth en Cornualles desde 2006 mediante una combinación de estudios topográficos de playa mensuales y estudios batimétricos casi anuales.

   Aquí, el impacto de los inviernos extremos de 2013/14 y 2015/16 resultó en pérdidas muy significativas de arena de la playa intermareal y el sistema de dunas. Sin embargo, al observar el presupuesto total de arena, incluida la parte submarina de la playa, se observó que para 2018 la playa había ganado 420.000 metros cúbicos de arena.

   "No estamos muy seguros de si esta arena adicional proviene de la costa o de la vuelta de la esquina, o incluso de ambas cosas, pero ahora entendemos que las olas extremas pueden contribuir potencialmente de manera positiva al presupuesto general de arena, a pesar de causar la erosión de las dunas y la playa superior", dijo el profesor Gerd Masselink, quien dirige el Grupo de Investigación de Procesos Costeros.

   Exactamente cuánto podría cambiar una costa debido al aumento del nivel del mar es una pregunta clave que enfrentan los administradores costeros mientras planifican los crecientes impactos del cambio climático.

   En el pasado, esto se ha estimado utilizando un enfoque simple conocido como la regla de Bruun. Esta regla establece que por un metro dado de aumento del nivel del mar, se espera que la costa retroceda entre aproximadamente 20 y 100 metros, dependiendo de la inclinación de la costa.

   Usando la regla de Bruun, se ha proyectado que el aumento global del nivel del mar causado por el cambio climático resultará en un gran retroceso o pérdida de casi la mitad de las playas de arena del mundo para fines de este siglo.

   "Sin embargo, la regla de Bruun ha sido criticada por su simplicidad, ya que no tiene en cuenta los muchos factores complejos sobre cómo las playas individuales responden al aumento del nivel del mar", dice el profesor Masselink.

   "Esto incluye la presencia de arena almacenada en aguas más profundas inmediatamente frente a la costa, y su potencial para movilizarse durante eventos climáticos extremos".

   El doctor Harley dice que estos hallazgos resaltan que las tormentas extremas deben considerarse en las proyecciones a largo plazo de los movimientos de sedimentos en las playas.

   "Refuerza aún más que realmente necesitamos hacer una comprensión playa por playa de cómo van a cambiar nuestras playas a medida que continúa el aumento del nivel del mar global".

   El doctor Harley dice que hay tan pocas mediciones del lecho marino inmediatamente frente a nuestras costas que es difícil saber cuánta arena podría movilizarse potencialmente en el futuro.

   Si bien estos hallazgos son de solo tres secuencias de tormentas extremas, potencialmente cambia la forma en que las personas pueden comprender el futuro a largo plazo de nuestras costas.

Contador