Actualizado 29/05/2020 11:46:44 +00:00 CET

El calor antropogénico atrapado en la atmósfera crece un 45% desde 1990

Investigación atmosférica
Investigación atmosférica - NOAA

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

Los niveles récord de contaminación por gases de efecto invernadero continuaron aumentando el calor atrapado en la atmósfera en 2019, hasta un 45 por ciento más que los niveles de 1990, según un análisis anual publicado por científicos de la NOAA.

El Índice Anual de Gases de Efecto Invernadero (AGGI) de la agencia estadounidense de meteorología rastrea las concentraciones de gases de efecto invernadero que se agregan a la atmósfera principalmente por las emisiones causadas por el hombre. El AGGI luego calcula el calor que se agrega a la atmósfera y los océanos de la Tierra como resultado.

El año pasado, por primera vez desde que NOAA comenzó las observaciones, la influencia del calentamiento de todos estos gases combinados

atrapó la misma cantidad de calor que una atmósfera que contiene dióxido de carbono (CO2) a 500 partes por millón (ppm). Durante miles de años antes de 1750, la concentración de CO2 en la atmósfera era de alrededor de 280 ppm.

El índice se basa en cientos de muestras de aire recolectadas en sitios de todo el mundo cada año de la Red de referencia global de gases de efecto invernadero de NOAA. Cada muestra se analiza cuidadosamente para detectar numerosos gases en el Laboratorio de Monitoreo Global de NOAA en Boulder, Colorado.

Los científicos de NOAA lanzaron el primer AGGI en 2006 como una forma de ayudar a comprender el impacto acumulativo de los gases de efecto invernadero en el clima a lo largo del tiempo. El AGGI se actualiza cada primavera después de que se hayan obtenido y analizado casi todas las muestras de aire recolectadas durante el año anterior, según un comunicado. Al AGGI para 1750 se le asigna un valor cero basado en las concentraciones de gases de efecto invernadero preindustriales de ese año. Se asignó un valor AGGI de 1.0 a la influencia del calentamiento suministrada por las mayores concentraciones de gases de efecto invernadero medidas en 1990, elegidas porque fue el año del Protocolo de Kyoto, un tratado internacional para la reducción de la contaminación por gases de efecto invernadero.

En 2019, el índice aumentó a un valor de 1,45, lo que significa que el calor atrapado en la atmósfera que se atribuye principalmente a la actividad humana ha aumentado un 45 por ciento desde 1990.

Cinco gases de efecto invernadero representan aproximadamente el 96 por ciento de la mayor influencia del calentamiento climático desde 1750. El AGGI también rastrea 15 gases de efecto invernadero secundarios responsables del 4 por ciento restante.

El dióxido de carbono, el gas de efecto invernadero emitido por los humanos más abundante, tiene, con mucho, el mayor impacto de calentamiento climático de los gases de efecto invernadero de larga duración. Para diciembre de 2019, el CO2 en la atmósfera global promedió poco más de 411 ppm. Desde 1990, el aumento de la capacidad de captura de calor de la atmósfera atribuible solo al CO2 ahora es de poco más del 60 por ciento.

El AGGI de este año confirma que la tasa de crecimiento del CO2 se ha acelerado en los últimos años. Promedió alrededor de 1,6 partes por millón por año en la década de 1980, 1,5 ppm por año en la década de 1990 y 1,9 ppm por año entre 2000 y 2009. La tasa de crecimiento aumentó a un promedio de 2,4 ppm por año entre 2010 y 2019. Durante 2019, la tasa de crecimiento anual de CO2 aumentó en 2,64 ppm.

Los niveles atmosféricos de metano, el segundo gas de efecto invernadero más importante influenciado por la actividad humana, también aumentaron en 2019. Las estimaciones preliminares muestran un salto a 1873 ppb. Si bien las emisiones de metano son aproximadamente 28 veces más efectivas para atrapar el calor que el CO2 cuando se considera una escala de tiempo de 100 años, la influencia de las concentraciones de metano en el calentamiento climático es actualmente solo del 25 por ciento del CO2 debido a su concentración mucho más baja en la atmósfera.

La influencia climática de un poderoso conjunto de gases de efecto invernadero, gases que agotan el ozono, como los clorofluorocarbonos (CFC), continuó disminuyendo en 2019, en gran parte debido a los controles adoptados por el Protocolo de Montreal.

Para leer más