Condiciones simultáneas de calor y sequía se extienden por el mundo

Actualizado 29/11/2018 10:54:39 CET
Ganado en terreno asolado por la sequía
WIKIPEDIA

   MADRID, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Condiciones cálidas y secas están golpeando cada vez más a múltiples regiones simultáneamente como resultado del calentamiento del clima, constatan científicos de la Universidad de Stanford.

   Estos eventos pueden reducir el rendimiento de los cultivos, desestabilizar los precios de los alimentos y sentar las bases para los devastadores incendios forestales como los de California

   Según los investigadores, el cambio climático ha duplicado las probabilidades de que una región sufra un año cálido y seco en comparación con el promedio de ese lugar a mediados del siglo XX. También es cada vez más probable que las condiciones secas y severamente cálidas afecten a regiones agrícolas clave en el mismo año, lo que podría dificultar que los excedentes en una ubicación compensen los bajos rendimientos en otra.

   "Cuando observamos en los datos históricos las regiones clave de cultivos y pastos, encontramos que antes del cambio climático antropogénico, había muy pocas probabilidades de que cualquiera de las dos regiones experimentara esas condiciones realmente severas simultáneamente", recuerda el científico climático Noah Diffenbaugh, profesor en la Escuela de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de Stanford (Stanford Earth) y autor principal del estudio que se publica este miércoles en 'Science Advances'.

   "El mercado global proporciona una cobertura contra los extremos localizados, pero ya estamos viendo una erosión de ese amortiguador climático a medida que los extremos han aumentado en respuesta al calentamiento global", advierte en un comunicado Diffenbaugh, quien también es miembro principal de Instituto de Stanford Woods por el Medio Ambiente.

   El estudio --titulado "Riesgo multidimensional en un clima no estacionario: probabilidad conjunta de condiciones cálidas y secas cada vez más severas"-- apunta a un futuro en el que múltiples regiones corren el riesgo de experimentar simultáneamente bajos rendimientos de cultivos. Esto se debe a que, aunque algunos cultivos pueden prosperar en una estación de crecimiento cálida, otros, especialmente los granos, crecen y maduran demasiado rápido cuando las temperaturas aumentan, los días secos consecutivos se acumulan y el calor persiste durante la noche.

   Como resultado, las condiciones de calor seco tienden a producir cosechas más pequeñas de los principales productos, como el trigo, el arroz, el maíz y la soja. Las implicaciones se extienden más allá de la agricultura. Esas mismas condiciones cálidas y secas también pueden exacerbar el riesgo de incendio, secando la vegetación en verano y otoño e incentivando incendios forestales intensos y de rápida propagación como los que se produjeron en más de 240.000 acres en California (Estados Unidos) en noviembre de 2018.

UN 20% MÁS DE PROBABILIDADES DE CALOR Y SEQUÍA EN DOS REGIONES

   La tendencia básica del calentamiento global (1 grado Centígrado desde finales del siglo XIX) aporta una lógica intuitiva a los hallazgos principales del estudio. "Si hace más calor en todas partes, entonces es más probable que haga calor en dos lugares a la vez --señala Diffenbaugh-- y es probable que también esté más caliente cuando también esté seco en dos lugares a la vez".

   Sin embargo, a pesar de esa simple intuición, los cambios interdependientes y continuos en la precipitación y la temperatura en diferentes lugares a lo largo del tiempo presentan un desafío estadístico. Como resultado, muchos análisis pasados ??han considerado los eventos cálidos y secos como fenómenos independientes, o en diferentes regiones como independientes entre sí.

   Ese enfoque puede subestimar el riesgo agregado debido al calentamiento global causado por el hombre, así como los beneficios sociales, ecológicos y económicos de reducir las emisiones. "Cuando estos extremos ocurren simultáneamente, exacerban los impactos adversos más allá de lo que cualquiera de ellos hubiera causado por separado", dice el autor principal del estudio, Ali Sarhadi, académico postdoctoral en el Grupo de Diffenbaugh de Dinámica del Sistema de Clima y Tierra, en Stanford Earth.

   El nuevo estudio utilizó datos históricos del siglo pasado para cuantificar las probabilidades de que diferentes regiones experimenten condiciones cálidas y secas en el mismo año. El análisis muestra que antes de 1980, había menos de un 5 por ciento de probabilidad de que dos regiones experimentaran temperaturas extremas en un año que también estuviera seco en ambas regiones. Sin embargo, en las últimas dos décadas, las probabilidades han aumentado hasta en un 20 por ciento para algunos pares de regiones.

   Por ejemplo, las probabilidades de que China e India, dos de los mayores productores agrícolas del mundo y las dos naciones más pobladas, experimenten bajas precipitaciones y temperaturas extremadamente cálidas en el mismo año han pasado de menos del 5 por ciento antes de 1980 a más del 15 por ciento hoy, dice Diffenbaugh. "Entonces, lo que solía ser un suceso raro ahora puede esperarse que ocurra con cierta regularidad, y tenemos pruebas muy sólidas de que la causa es el calentamiento global", afirma.

   Además de sus análisis de datos históricos, los autores también analizaron proyecciones de modelos climáticos de posibles escenarios futuros de calentamiento global. Encontraron que, dentro de unas pocas décadas, si el mundo continúa con su trayectoria actual de emisiones, las probabilidades de que las temperaturas promedio aumenten mucho más allá del rango que normalmente experimentaron a mediados del siglo XX podrían subir hasta un 75 por ciento en muchas regiones.

   Pero lograr los objetivos esbozados en el acuerdo climático de París de Naciones Unidas probablemente reducirá sustancialmente esos riesgos, según Sarhadi. Aunque la Casa Blanca ha anunciado su intención de retirar a Estados Unidos del acuerdo, el estudio muestra que alcanzar los objetivos de reducción de emisiones en el pacto de 200 naciones permitiría al mundo reducir drásticamente la probabilidad de agravar las condiciones de calor y sequía en múltiples tierras de cultivo alrededor del mundo. "Todavía hay opciones para mitigar estos cambios", dice.

PLANIFICACIÓN DE RIESGOS REALES

   El marco construido para este estudio representa un paso vital para determinar el riesgo asociado con múltiples climas extremos que se unen en una región. ¿Cuáles fueron las posibilidades, por ejemplo, de que las altas temperaturas, los fuertes vientos y la baja humedad se combinaran para crear condiciones de mega incendio en el pasado, y cómo han cambiado esas probabilidades como resultado del calentamiento global? Ese es el tipo de pregunta que el marco del equipo podrá responder.

   "Muchos de los eventos que afectan la infraestructura, y nuestros sistemas de prevención y respuesta ante desastres, ocurren cuando varios ingredientes se juntan en el mismo lugar al mismo tiempo", apunta Diffenbaugh. Las fuertes tormentas y la velocidad del viento con fuertes lluvias pueden marcar la diferencia entre una tormenta pasajera y un ciclón tropical calamitoso; los patrones de viento y los niveles de humedad en diferentes partes de la atmósfera influyen en la severidad de una tormenta y el riesgo de inundación asociado.

   Un desafío clave para quienes toman las decisiones es comprender qué esperar en un clima cambiante. "La gente está tomando decisiones prácticas basadas en las probabilidades de diferentes combinaciones de condiciones --dice Diffenbaugh--. El estándar es usar las probabilidades históricas, pero nuestra investigación muestra que asumir que esas probabilidades históricas continuarán en el futuro no refleja con precisión el riesgo actual o futuro".

Contador