Una cueva de Indonesia guarda un inquietante registro de tsunamis

Actualizado 19/07/2017 16:35:04 CET
Aspecto de la zanja con la estratigrafía de los tsunamis
EARTH OBSERVATORY OF SINGAPORE

   MADRID, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un registro de once tsunamis durante 5.000 años ha sido excavado en sedimentos de una cueva marina en Indonesia, subrayando el desconocimiento de cuándo los terremotos producen olas maisvas.

   "El devastador tsunami del Océano Índico en 2004 atrapó a millones de residentes costeros y cogió desprevenida a la comunidad científica", dice el codescubridor Benjamin Horton, profesor del Departamento de Ciencias Marinas y Costeras de la Universidad de Rutgers-Nuevo Brunswick. "Nuestro registro geológico de una cueva ilustra que todavía no podemos predecir cuándo ocurrirá el próximo terremoto".

   "Los tsunamis no están uniformemente espaciados a través del tiempo", dice Charles Rubin, autor principal del estudio y profesor en el Observatorio de la Tierra de Singapur, parte de la Universidad Tecnológica de Nanyang. "Nuestros resultados presentan un panorama preocupante, por la repetición de tsunamis de manera muy errática. Puede haber largos períodos entre los tsunamis, pero también pueden producirse grandes tsunamis que están separados por unas pocas décadas".

   El descubrimiento, presentado en Nature Communications, representa varias primicias: primer registro de actividad antigua de tsunamis encontrado en una cueva del mar; primer registro durante un período tan largo en el Océano Índico; y el registro más prístino de tsunamis en cualquier parte del mundo.

   El descubrimiento se realizó en una cueva marina en la costa oeste de Sumatra en Indonesia, justo al sur de la ciudad de Banda Aceh, devastada por el tsunami de diciembre de 2004. El registro estratigráfico revela sucesivas capas de arena, excrementos de murciélagos y otros desechos establecido por tsunamis entre hace 7.900 y 2.900 años. La estratigrafía desde hace 2.900 años fue arrasada, precisamente por el tsunami de 2004.

   La cueva en forma de L tenía un borde de rocas en la entrada que atrapaba sucesivas capas de arena en su interior. Los investigadores excavaron seis trincheras y analizaron las capas alternas de arena y escombros usando la datación por radio carbono. Los investigadores definen "prístinas" como capas estratigráficas que son distintas y fáciles de leer. "Usted tiene una capa de arena y una capa de material orgánico que incluye excrementos de murciélago, por lo que simplemente es una capa de arena y una capa de mierda de murciélago, y así sucesivamente, a lo largo de 5.000 años", dice Horton.

   El estudio indica que 11 tsunamis fueron generados durante ese período por los terremotos a lo largo del Sunda Megathrust, la falla de 4.500 kilómetros de largo que corre de Myanmar a Sumatra en el Océano Índico. Los investigadores encontraron que había dos milenios sin tsunami durante los 5.000 años, y un siglo en el que cuatro tsunamis golpearon la costa. En general, los científicos informan que los tsunamis más pequeños ocurren relativamente juntos, seguidos de largos períodos inactivos, seguidos de grandes terremotos y tsunamis, como el que ocurrió en 2004.

   Rubin, Horton y sus colegas estaban estudiando la historia sísmica del Sunda Megathrust, responsable del terremoto de 2004 que desencadenó el desastroso tsunami. Estaban buscando lugares para tomar muestras básicas que les dieran una buena estratigrafía.

 

Para leer más