Descubren contaminación por microplástico en agua dulce

Actualizado 19/09/2014 14:28:30 CET
Contaminación por microplásticos
Foto: GUY L’HEUREUX

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Las concentraciones de microplástico en el Río San Lorenzo, vía de comunicación entre los Grandes Lagos y el Atlántico, son tan altos como los ya observados en sedimentos marinos.

   Un equipo de investigadores de la Universidad McGill y el gobierno de Quebec han descubierto microplásticos en forma de 'microperlas' de polietileno, inferiores a 2 milñimetros de diámetro, ampliamente distribuidos en la parte inferior del río San Lorenzo. Es la primera vez que estos contaminantes se han encontrado en sedimentos de agua dulce. Su investigación ha sido publicada en la Revista Canadiense de Pesca y Ciencias Acuáticas.

   Las microperlas tener su origen en los cosméticos, productos de limpieza para el hogar o productos de limpieza industrial, a los que se añaden comúnmente como abrasivos, informa Canadian Science Publishing. Debido a su pequeño tamaño y flotabilidad, pueden pasar fácilmente a través de las plantas de tratamiento de aguas residuales. Microplásticos son un contaminante global en los océanos del mundo, pero hasta recientemente no se habían detectado en las aguas superficiales de lagos y ríos.

   Los investigadores recogieron sedimentos de diez lugares a lo largo de una sección de 320 kilometros del río, entre el lago de San Francisco y la ciudad de Québec. Las microperlas (en la imagen adjunta) se cribaron del sedimento y luego se ordenaron y contaron bajo un microscopio. "Los encontramos en casi cada muestra puntual tomada. Las perfectas esferas multicolores sobresalían del sedimento natural, a pesar de que eran del tamaño de granos de arena ", dijo la autora principal del estudio, Rowshyra Castañeda.

SE PENSABA QUE ACABABAN EN EL MAR

   En algunos lugares, los investigadores midieron más de 1000 microperlas por litro de sedimentos, una magnitud que rivaliza con los sedimientos oceánicos más elevados. "Nos sorprendimos al encontrar estas concentraciones en la parte inferior de un río", dice el profesor de McGill Anthony Ricciardi, quien supervisó el estudio. "Se suponía anteriormente que los microplásticos flotantes son arrastrados por los ríos hasta el mar. Ahora tenemos pruebas de que los ríos pueden actuar como sumidero de esta contaminación ".

   La prevalencia de microplásticos en el río San Lorenzo plantea la posibilidad de que estén siendo consumidos por los peces y otros animales. Los efectos ambientales de microplásticos son poco conocidos; pero las superficies de tales partículas se atraen contaminantes químicos, incluyendo los PCB, que pueden ser transferidas a los animales que ingieren los plásticos. "En la actualidad, no podemos predecir las consecuencias de la acumulación de estas partículas no biodegradables en los ecosistemas de agua dulce", añadió Ricciardi, cuyo laboratorio está investigando si las microperlas están siendo consumidas por los peces en el río.

   Con el creciente reconocimiento de microplásticos como una amenaza emergente, algunos estados de Estados Unidos (Illinois, Nueva York, Minnesota, Ohio y California) han adoptado recientemente o están considerando una legislación que prohíba el uso de microperlas de plástico en los cosméticos.