Actualizado 18/05/2018 9:22:59 +00:00 CET

Más calor puede deparar un "escenario ecológico simplificado"

Mariposa
ANGELNAVFER

   MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

   Un escenario ecológico simplificado, con grave pérdida de biodiversidad, puede ser el resultado si el aumento de la temperatura global no se limita a 1,5 grados sobre niveles preindustriales.

   Esta es la advertencia que hace el profesor Guy Midgley, experto mundial en cambio global y su impacto en la biodiversidad, en un artículo publicado en 'Science' esta semana.

   "El calentamiento de más de dos grados llevará al mundo a un estado de temperatura que no ha visto en varios millones de años", dice desde su oficina en el Departamento de Botánica y Zoología en la Universidad de Stellenbosch, en Sudáfrica.

   Esto es en reacción a un informe del Centro Tyndall para la Investigación del Cambio Climático en la Universidad de East Anglia, Reino Unido, también publicado en este número de 'Science', en el que la profesora Rachel Warren y otros muestran que, si el aumento de la temperatura global no puede limitarse a 1,5 grados y se permite subir a 2 grados, aproximadamente duplica los riesgos asociados con el calentamiento de plantas, animales e insectos.

   Con las promesas actuales de las naciones para limitar el cambio climático, los científicos predicen un calentamiento correspondiente de aproximadamente 3,2 grados. Esto podría significar que el 47 por ciento de las especies de insectos, el 26 por ciento de los vertebrados y el 16 por ciento de las especies de plantas podrían perder al menos la mitad de sus áreas geográficas.

   El profesor Midgley dice que los niveles más altos de calentamiento conducirían a la simplificación ecológica sistémica, un proceso donde muchos "perdedores del clima" son reemplazados por muchos menos "ganadores del clima".

   Tal paisaje ecológico simplificado podría tener un impacto en los servicios de los ecosistemas, como la calidad del agua, la conservación del suelo y la prevención de inundaciones, todos los cuales son importantes para el bienestar humano. Menos insectos también significan menos polinizadores y, por lo tanto, implicaciones concomitantes para muchas especies de plantas y la producción de alimentos relacionada.

GRANDES EXTENSIONES DE TIERRA NECESARIAS PARA CAPTURAR CARBONO

   Pero incluso si los gobiernos y la industria logran limitar el calentamiento a 1,5 grados, investigaciones recientes muestran que grandes extensiones de tierra tendrían que estar disponibles para capturar y almacenar carbono: algunas estimaciones son de hasta el 18 por ciento de la superficie terrestre o 24-36 por ciento de las tierras cultivables actuales para fines de este siglo.

   De cualquier manera, la biodiversidad puede ser el peor final de la negociación, porque el uso de la tierra en expansión podría amenazar los hábitats restantes. "Necesitamos estar lo más cerca posible de 1,5 grados. Esa es realmente la conclusión del artículo de Warren y sus colegas. Así que aquí está la ironía. Para alcanzar el objetivo de 1,5 grados, podemos dañar muchos de los hábitats que apoyan la biodiversidad para alcanzar un objetivo que salve la biodiversidad", dice.

   Según explica, "hay demasiado debate sobre el tema del cambio climático y si es real o no". "Lo que realmente necesitamos hacer es debatir cómo resolvemos este problema --continúa--. Esas concentraciones muy elevadas de CO2 podrían cambiar irrevocablemente los ecosistemas del mundo. Si aumentamos el CO2 a más de mil partes por millón, durante los próximos 50 a 60 años, que somos bastante capaces de hacer si no podemos reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles, podríamos literalmente mover el mundo de 20 a 30 millones años en el espacio de un siglo. Es como mover los ecosistemas hacia atrás en el tiempo a la velocidad de la luz".

   Por ello, asegura que se necesita encontrar las combinaciones de opciones que minimicen los conflictos entre estas demandas en competencia.

   "Solo si logramos resolver este nexo entre la seguridad climática, el uso de la tierra y la conservación de la biodiversidad, seremos capaces de asegurar un futuro sostenible a largo plazo", concluye el profesor Midgley, que es el autor principal en una próxima evaluación global sobre la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas, con vencimiento en mayo de 2019, para el Panel Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés).

Para leer más