Ningún país satisface necesidades a nivel sostenible para el planeta

.
UNIVERSIDAD DE LEEDS
Actualizado 05/02/2018 19:15:07 CET

   MADRID, 5 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Un estudio dirigido por la Universidad de Leeds ha descubierto que actualmente ningún país satisface las necesidades básicas de sus ciudadanos a un nivel globalmente sostenible de uso de recursos.

   La investigación, publicada en 'Nature Sustainability', es la primera en cuantificar la sostenibilidad del uso de recursos nacionales asociado con la satisfacción de las necesidades humanas básicas en 151 países.

   Los éxitos del uso de los recursos y el bienestar de cada país se han puesto a disposición en un sitio web creado por los académicos involucrados en el estudio. "Casi todo lo que hacemos, desde cenar hasta navegar por Internet, utiliza recursos de alguna manera, pero las conexiones entre el uso de los recursos y el bienestar humano no siempre son visibles para nosotros", dice en un comunicado el autor principal, Daniel O'Neill, del 'Sustainability Research Institute', en Leeds, Reino Unido.

   "Examinamos las relaciones internacionales entre la sostenibilidad del uso de recursos y el logro de objetivos sociales, y descubrimos que las necesidades básicas, como la nutrición, el saneamiento y la eliminación de la pobreza extrema, podrían lograrse en todos los países sin exceder los límites ambientales globales. Desafortunadamente, no sucede lo mismo con otras metas sociales que van más allá de la subsistencia básica, como la educación secundaria y la alta satisfacción con la vida. Cumplir estos objetivos podría requerir un nivel de uso de recursos de dos a seis veces el nivel sostenible", añade.

   El coautor Andrew Fanning, también del 'Sustainability Research Institute', señala: "Nuestros resultados sugieren que algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, como la lucha contra el cambio climático y sus impactos, podrían verse socavados por la búsqueda de otros objetivos, particularmente aquellos enfocados en el crecimiento o altos niveles de bienestar humano".

   Este estudio se basa en la investigación realizada por el Centro de Resiliencia de Estocolmo que identificó nueve procesos ambientales que regulan el planeta y propuso "límites planetarios" seguros para cada uno que, si se excedieran de manera persistente, podrían conducir a un cambio catastrófico. Los límites planetarios incluyen cuestiones como el cambio climático, el cambio de uso de la tierra y el uso de agua dulce.

   Los investigadores distribuyeron siete límites planetarios entre las naciones de acuerdo con su parte de la población mundial, y luego compararon estos límites con el consumo de recursos nacionales, después de corregir el comercio internacional. Al mismo tiempo, el estudio calificó a los países sobre 11 objetivos sociales establecidos en trabajos anteriores sobre lo que significaría para los países desarrollarse de manera "segura y justa". Los objetivos incluían la esperanza de vida saludable, el acceso a la energía y la calidad democrática, entre otros.

CAMBIOS RADICALES PARA EL BIENESTAR DE TODA LA POBLACIÓN

   El estudio comparó el uso de recursos de cada país con los límites planetarios, y los mapeó junto con los indicadores sociales, revelando que ningún país tuvo un buen desempeño en los umbrales planetarios y sociales. "En general, cuantos más umbrales sociales alcanza un país, más límites planetarios excede, y viceversa", subraya el coautor William Lamb, del 'Mercator Research Institute on Global Commons and Climate Change' (MCC.

   "Aunque las naciones ricas como Estados Unidos y Reino Unido satisfacen las necesidades básicas de sus ciudadanos, lo hacen a un nivel de uso de recursos que va mucho más allá de lo que es sostenible a nivel mundial. Por el contrario, los países que utilizan recursos a un nivel sostenible, como Sri Lanka, no satisface las necesidades básicas de su población", agrega.

   La coautora Julia Steinberger, de la Escuela de Tierra y Medio Ambiente de Leeds, subraya: "Se necesitan cambios radicales para que todas las personas vivan bien dentro de los límites del planeta. Esto incluye ir más allá de la búsqueda del crecimiento económico en las naciones ricas, cambiar rápidamente de los combustibles fósiles a la energía renovable y reducir significativamente la desigualdad".

   "Nuestra infraestructura física y la forma en que distribuimos los recursos son parte de lo que llamamos sistemas de aprovisionamiento. Para que todas las personas tengan una buena vida dentro de los límites del planeta, estos sistemas de aprovisionamiento deben reestructurarse fundamentalmente para satisfacer las necesidades básicas a un nivel mucho más bajo de uso de recursos", plantea.