La señal del Antropoceno está en el árbol más solitario del mundo

Actualizado 19/02/2018 18:23:59 CET
El árbol más solitario del mundo, señal de inicio del Antropoceno
UCL

   MADRID, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

   Científicos han detectado en el árbol más aislado del mundo, plantado hace 100 años en una remota isla al sur de Nueva Zelanda, trazas de pruebas atómicas, señal inequívoca del Antropoceno, la era geológica determinada por el ser humano.

   El árbol en cuestión es un abeto de Sitka encontrado en la isla Campbell, declarada Patrimonio Mundial en el medio del Océano Austral. La picea se conoce localmente como 'el árbol más solitario del mundo', ya que el árbol más cercano está a más de 200 kilómetros de distancia en las islas de Auckland.

   En su duramen --la parte central, más seca y compacta, del tronco y de las ramas gruesas de un árbol--, científicos de la Universidad de Keele han identificado un pico de carbono radiactivo que fue creado por la culminación de las pruebas de la mayoría de las bombas termonucleares atmosféricas del Hemisferio Norte en los años cincuenta y sesenta. La señal se fijó en la madera del abeto de Sitka de la isla Campbell mediante fotosíntesis.

   El Profesor Fogwill, Jefe de la Escuela de Geografía, Geología y Medio Ambiente de la Universidad de Keele, dijo en un comunicado: "El impacto que la prueba de armas nucleares de la humanidad ha tenido en la atmósfera terrestre proporciona una señal global que demuestra inequívocamente que los humanos se han convertido en el principal agente de cambio en el planeta. Este es un hallazgo importante, pero preocupante. La señal global de la bomba atómica, capturada en los anillos anuales de esta especie de árbol, representa una línea en la arena, después de lo cual nuestras acciones colectivas han dejado una marca indeleble, que define esta nueva época geológica para las generaciones venideras".

   Varios investigadores de todo el mundo han estado hablando sobre la declaración de una nueva época geológica llamada Antropoceno, que indica el punto donde la influencia humana en el planeta cambió fundamentalmente el mundo natural. Sin embargo, para que una nueva época se declare oficialmente, debe haber una señal "global" clara y precisa que pueda detectarse en los materiales de formación geológica del futuro. Este pico de radiocarbono es esa señal.

   El autor principal, el profesor Chris Turney, de la Universidad de Nueva Gales del Sur, dijo: "Estábamos increíblemente emocionados de encontrar esta señal en el hemisferio sur en una isla remota, porque por primera vez nos dio una firma global bien definida para un nuevo época que podría conservarse en el registro geológico. En miles de años a partir de ahora, esta 'espiga dorada' debería seguir siendo un marcador detectable de la transformación de la Tierra por la humanidad".

   En el hemisferio norte, el pico de radiocarbono atmosférico se produjo en 1964, donde la señal se conserva en los árboles europeos. Ese mismo pico tardó hasta fines de 1965 en alcanzar la atmósfera del Hemisferio Sur. Con eso, la señal se volvió global, precisa y detectable en el registro geológico, lo que significa que se ajustaba a los requisitos como un marcador para una nueva época.

   El árbol de 100 años en sí mismo es una anomalía en el Océano Austral. Se encuentra naturalmente a lo largo de la costa del Pacífico de América del Norte, pero se le atribuye haber sido plantado en la Isla Campbell por el Gobernador de Nueva Zelanda en 1901. El clima oceánico ha tenido un efecto inusual en la picea. Aunque ha crecido a 10 metros de altura, el árbol nunca ha producido estructuras reproductivas, lo que sugiere que se ha mantenido en un estado juvenil permanente.

   El coautor del estudio, el profesor Mark Maslin, del University College London, dijo: "Parece de alguna manera conveniente que este árbol extraordinario, plantado lejos de su hábitat normal por los humanos, también se haya convertido en un marcador de los cambios que hemos realizado en el planeta, aún más evidencia, si fuera necesaria, de que en esta nueva época ninguna parte de nuestro planeta permanece intacta por los humanos ".

Para leer más