Publicado 06/07/2021 16:51CET

Colonia de aves marinas crea un 'halo' de poblaciones de peces agotadas

Ejemplar de fragata
Ejemplar de fragata - WIKIPEDIA

   MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Una vasta colonia de aves marinas en la remota isla Ascensión en el Océano Atlántico crea un "halo" en el que viven menos peces, según muestra una nueva investigación.

   Ascension, un territorio de ultramar del Reino Unido, es el hogar de decenas de miles de aves marinas, de varias especies, cuyas presas incluyen peces voladores.

   El nuevo estudio, realizado por la Universidad de Exeter y el Gobierno de la Isla Ascensión, encuentra un número reducido de peces voladores en un radio de hasta 150 kilómetros de la isla, lo que solo podría explicarse por la búsqueda de alimento de aves marinas.

   Los hallazgos, que proporcionan evidencia poco común para una vieja teoría propuesta por primera vez en Ascensión, muestran cómo son las poblaciones de aves marinas con alimentos limitados de forma natural y por qué a menudo son tan sensibles a la competencia con los pescadores humanos.

   "Este estudio nos dice mucho sobre las grandes colonias de animales y cómo su número es limitado", dijo en un comunicado el doctor Sam Weber, del Centro de Ecología y Conservación en el campus Penryn de Exeter en Cornwall.

   "Estas aves se concentran en la Isla Ascensión durante la temporada de reproducción, y la intensidad de su búsqueda de alimento es naturalmente más alta cerca de la isla. A medida que consumen las presas más accesibles ubicadas cerca de la isla, tienen que viajar distancias cada vez más largas para alimentarse, lo que hace que el 'halo' se expanda hacia afuera.

   "Una vez que los individuos no pueden encontrar suficiente comida para compensar la energía que gastan en encontrarla, la colonia deja de crecer. Los impactos humanos, como la pesca, pueden interferir con este equilibrio natural y tener efectos negativos en las poblaciones de depredadores superiores marinos como las aves marinas, incluso si no dañan directamente a las aves.

   "Lo que fue particularmente sorprendente es la gran escala de la huella que encontramos. Muestra que las Áreas Marinas Protegidas pueden necesitar ser muy grandes porque algunos depredadores dependen de las poblaciones de presas en un área enorme".

   El patrón de agotamiento de las presas revelado por el estudio se conoce como "halo de Ashmole", en honor al ornitólogo británico Philip Ashmole, quien lo propuso por primera vez hace unos 60 años después de una visita a la isla Ascensión.

   Para el estudio, los investigadores contaron peces voladores, rastrearon los viajes de alimentación de las aves marinas y examinaron su comida regurgitada. Las especies de aves marinas que anidan en Ascensión que se alimentan de peces voladores incluyen fragatas, alcatraces enmascarados y alcatraces marrones.

Contador