Actualizado 11/05/2022 18:23

Todos los bisontes de Norteamérica tienen ADN de ganado bovino

Bisontes salvajes
Bisontes salvajes - PXFUEL

   MADRID, 11 May. (EUROPA PRESS) -

   Nuevas pruebas acreditan todos los bisontes en América del Norte portan múltiples regiones pequeñas, pero claramente identificables, de ADN que se originaron en el ganado doméstico.

   En el estudio, publicado en Scientific Reports, los investigadores de la Facultad de Medicina Veterinaria y Ciencias Biomédicas de la Universidad de Texas A&M (CVMBS), dirigidos por James Derr y Brian Davis, compararon secuencias genómicas entre los principales linajes históricos de bisontes con 1.842 bovinos domésticos y establecieron que todos los genomas de bisontes analizados contenían pruebas de la introgresión del ganado.

   "Este estudio comparativo documenta claramente que las personas responsables de salvar al bisonte de la extinción a fines del siglo XIX también son responsables de introducir la genética del ganado en esta especie", dijo Derr en un comunicado.

   Este estudio actualiza los hallazgos de una serie de estudios publicados hace 20 años en los que el equipo de Derr reveló que solo existían unas pocas manadas de bisontes que parecían estar libres de introgresión de ganado doméstico. Ahora, con una mejor tecnología genética, estos investigadores han demostrado que incluso esos rebaños no están libres de hibridación.

   "Hoy, parece que todas las principales manadas de bisontes de organizaciones públicas, privadas, tribales y no gubernamentales tienen bajos niveles de introgresión genómica de ganado", dijo Sam Stroupe, estudiante de doctorado en el laboratorio de Derr y primer autor del estudio. "Esto incluye el Parque Nacional de Yellowstone, así como el Parque Nacional Elk Island en Canadá, que se pensaba que estaban libres de introgresión de ganado según estudios genéticos previos".

   Derr dijo que estos nuevos hallazgos también tendrán ramificaciones para los esfuerzos de conservación de bisontes; en este caso, sus hallazgos podrían facilitar los esfuerzos de conservación, ya que ya no será necesario aislar ciertos rebaños.

   Esta ascendencia genética compartida es el resultado de múltiples eventos de hibridación entre el bisonte norteamericano y el ganado durante los últimos 200 años, que siguieron al bien documentado colapso de la población de bisontes del siglo XIX.

   Esos eventos de hibridación fueron en su mayoría provocados por humanos, ya que los ganaderos a fines del siglo XIX cruzaron intencionalmente ganado doméstico con bisontes en un esfuerzo por crear un mejor animal productor de carne. Si bien el mestizaje fue exitoso, no lograron su objetivo principal y el esfuerzo se abandonó en gran medida.

Contador