Actualizado 22/01/2009 18:46 CET

Unos 12 turistas españoles realizarán los primeros vuelos al espacio a partir de las Navidades de 2009

MADRID, 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

Una docena de españoles formarán parte de los primeros vuelos turísticos al espacio a nivel internacional a partir de las Navidades de 2009, según informó hoy la compañía Virgin Galactic, primera aerolínea comercial espacial.

Así, la única agente espacial española acreditada por Virgin Galactic, Ana Bru, apuntó que el nombre de los turistas que ya tienen sus reservas materializadas es "confidencial" pero que estos ya se encuentran dentro de las fases de entrenamiento, previas y necesarias al futuro viaje al espacio.

En este sentido, el directivo de la compañía, Stephen Attenborough precisó que no es necesario ser ingeniero o saber hablar ruso para viajar al espacio, tan sólo disponer del importe necesario (200.000 dólares --154.450 euros--), realizar unos entrenamientos los meses anteriores al vuelo, y dos ó tres días antes del vuelo, en un centrifugadora, así como aprender una serie de instrucciones de seguridad.

Concretamente, el vuelo suborbital consistirá en adquirir una altura de hasta 110 kilómetros, una altitud superior a la 'línea Karman' o altitud aceptada internacionalmente y que define donde "empieza" el espacio (100 kilómetros de altura desde la Tierra).

Además, Attenborough, destacó que estos vuelos al espacio sí que respetan al medio ambiente porque emplean una tecnología avanzada. Según comenta Virgin Galactic, se estima que las emisiones de CO2 por pasajero de un viaje espacial suborbital serán aproximadamente un 25% inferiores a las que se generan por pasajero en un vuelo comercial de ida y vuelta de Londres a Nueva York.

En estos vuelos comerciales al espacio, que se realizarán semanalmente, viajarán hasta un total de seis turistas, y saldrán desde el Spaceport América, el primer "aeropuerto espacial comercial", situado al sudoeste del estado de Nuevo México.

Por otro lado, Ana Bru comentó que la crisis no afecta a este nuevo sector ya que, a pesar de que "el lujo esté de capa caída", se ofrecen experiencias de gravedad cero, donde los clientes fieles año tras año son capaces de sacrificar caprichos de fin de semana. De momento, ya son casi 300 las personas que han hecho efectiva la reserva para volar por turismo al espacio.