Actualizado 13/10/2011 14:56 CET

Aficionados 'cazan' un asteroide desde el Observatorio del Teide

Observatorio
ESA

MADRID, 13 Oct. (EUROPA PRESS) -

Por primera vez, observaciones coordinadas por el equipo de riesgos espaciales de la Agencia Espacial Europea (ESA) han encontrado un asteroide que se acerca lo suficiente a la Tierra como para presentar una amenaza de impacto. La roca espacial fue encontrada por astrónomos aficionados.

El descubrimiento del asteroide 2011 SF108 fue realizado por el equipo voluntario de seguimiento de asteroides en el Observatorio del Teide (TOTAS por sus siglas en inglés) durante un periodo de observación patrocinado por el por el programa de conocimiento de situación espacial de la ESA (SSA) en septiembre pasado. Esta observación abarcó cuatro días desde la Estación Óptica Terrestre que la ESA tiene en el Observatorio del Teide.

Este no es el primer asteroide encontrado bajo el patrocinio de la SSA, pero es la primera vez que se califica como un "objeto cercano a la Tierra": un objeto que pasa lo suficientemente cerca en su órbita alrededor del Sol como para plantear una amenaza de impacto. Con todo, la órbita del asteroide 2011 SF108 no pasa a menos de unos 30 millones de kilómetros de la Tierra, una distancia segura.

Durante las observaciones de TOTAS, el telescopio funcionó de acuerdo a unas pautas automatizadas para buscar asteroides durante varias horas usando un software desarrollado por el astrónomo aficionado y científico Matthias Busch desde el Observatorio Amateur Starkenburg, en Heppenheim, Alemania. Sin embargo, los avistamientos de asteroides potenciales deben ser evaluados en último extremo por ojos humanos.

El equipo estuvo formado por 20 voluntarios. Las imágenes fueron distribuidas entre todos ellos para su revisión. En esta ocasión, el descubrimiento recayó en Rainer Karcht, un maestro jubilado que vive cerca de Hamburgo, en Alemania.

Hasta la fecha, en todo el mundo se han descubierto unos 8.000 objetos de este tipo, pero se sospecha que existen muchos miles, sobre todo en el rango de varios metros a cientos de metros de diámetro. Es importante encontrarlos y seguirlos para determinar si representan una amenaza de impacto con la Tierra.