Actualizado 04/05/2020 10:59:07 +00:00 CET

Algas oceánicas a menudo roban genes de bacterias

Diatomeas
Diatomeas - Julia Van Etten

MADRID, 4 May. (EUROPA PRESS) -

Las algas en los océanos a menudo roban genes de bacterias para obtener atributos beneficiosos, como la capacidad de tolerar ambientes estresantes o descomponer los carbohidratos para la alimentación.

Un estudio de la Universidad Rutgers en 23 especies de algas marrones y doradas, publicado en la revista Science Advances, muestra por primera vez que la adquisición de genes tuvo un impacto significativo en la evolución de un grupo masivo y antiguo de algas y protistas (principalmente unicelulares organismos que incluyen protozoos) que ayudan a formar la base de las redes alimentarias oceánicas. Estas especies fotosintéticas producen aproximadamente el 70 por ciento del oxígeno que respiramos y algunas de ellas, como las diatomeas, son responsables de aproximadamente el 45 por ciento de la producción primaria mundial de materia orgánica.

"El vasto grupo de especies llamadas CRASH, incluidas las algas como las diatomeas y los dinoflagelados, así como los miembros del grupo (alveolatos) que incluye el parásito de la malaria y otro grupo (oomicetos) que incluye el patógeno del tizón de la papa, crea y consume cantidades inmensas de materia orgánica ", dijo el autor correspondiente Debashish Bhattacharya, profesor distinguido en el Departamento de Bioquímica y Microbiología de la Facultad de Ciencias Ambientales y Biológicas de la Universidad de Rutgers-New Brunswick. "Hay cientos de miles de especies de CRASH y han prosperado en la Tierra durante más de mil millones de años".

Los científicos, liderados por investigadores de la Academia China de Ciencias de la Pesca, crearon un conjunto de datos genómicos masivos de más de 524.000 secuencias de proteínas de 23 especies de CRASH y utilizaron métodos sofisticados para analizar los datos.

Los resultados mostraron que el robo o adquisición de genes (conocido como transferencia horizontal de genes) varía sustancialmente entre las diferentes especies de CRASH, con entre un 0,16 por ciento a un 1,44 por ciento de sus genes (un promedio de 1 por ciento) provenientes de bacterias.