Publicado 23/06/2014 17:19CET

Ángel Castro, distinguido por la Real Sociedad Matemática Española

MADRID, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

El investigador Ángel Castro ha sido distinguido por la Real Sociedad Matemática Española con el Premio José Luis Rubio de Francia en su 10ª edición, convocada en 2013. El científicos y sus colaboradores "han estudiado el problema de la aparición de singularidades, que es uno de los pasos necesarios para entender la formación de turbulencias en fluidos incompresibles.

No se sabía prácticamente nada sobre su solución hasta hace dos años, cuando Castro y su equipo demostraron rigurosamente que una solución de la ecuación de Muskat (que rige, por ejemplo, el comportamiento del agua y el aceite en la arena) puede empezar siendo suave y después romperse.

El galardón que se le ha concedido, creado por la Real Sociedad Matemática Española, tiene como objetivo reconocer y estimular la investigación de los jóvenes matemáticos. El premio, patrocinado por las Universidades de Zaragoza y Autónoma de Madrid en las que prestó sus servicios José Luis Rubio de Francia, está dotado con 3.000 euros y los galardonados no deben superar los 32 años.

Castro (Madrid, 1982), obtuvo en 2005 la Licenciatura en Física en la Universidad Complutense, y el Doctorado en Matemáticas en la Universidad Autónoma de Madrid en 2010 bajo la dirección de Diego Córdoba (ICMAT-CSIC). Tras realizar estancias posdoctorales en el ICMAT y en la École Normale Supérieure de París, actualmente es investigador posdoctoral en el proyecto del European Research Council que dirige Daniel Faraco en la Universidad Autónoma de Madrid.

Impartió la conferencia plenaria de clausura en el 2º Congreso de Jóvenes Investigadores en Matemáticas celebrado en 2013 en Sevilla y acaba de obtener uno de los cinco contratos Ramón y Cajal en el área de matemáticas anunciados hace pocos días por el Ministerio de Economía y Competitividad.

FLUIDOS Y TURBULENCIAS

Desde su tesis doctoral Castro viene estudiando problemas no lineales en Mecánica de Fluidos. Un ejemplo clásico son las ecuaciones que gobiernan el tiempo atmosférico, y la no linearidad dificulta hacer predicciones a partir del conocimiento de los datos iniciales, dando lugar a resultados en apariencia caóticos, del tipo del conocido como "efecto mariposa".

El problema de Muskat, en el que se ha concentrado Ángel Castro, estudia la interacción de dos fluidos inmiscibles, por ejemplo agua y aceite, que se encuentran en un medio poroso, como puede ser la arena. Entre sus aplicaciones está, obviamente, la disminución del impacto medioambiental de los vertidos de petróleo en las costas.

El resultado que ha destacado el Jurado en su resolución, y que se ha publicado en 2013 en una de las revistas punteras en matemáticas, explica por qué, aunque la superficie que separa los dos fluidos empiece siendo lisa (sin picos ni rugosidades), esta situación puede romperse y producirse una turbulencia en la que sea difícil distinguir la separación entre el agua y el aceite.

Castro y sus colaboradores habían obtenido anteriormente otros importantes resultados relacionados, por ejemplo, con las olas o el comportamiento de las gotas. En todos ellos combinan la demostración rigurosa de teoremas difíciles y profundos con la realización eficaz de simulaciones numéricas.