Actualizado 18/02/2011 20:22 CET

La Barcelona World Race valida los datos de salinidad de un satélite europeo

yate, vela, regata
FUNDACIÓ NAVEGACIÓ OCEÀNICA DE BARCELONA

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

Una nueva iniciativa de investigación ha querido unir el deporte y la ciencia en la regata Barcelona World Race para recabar información sobre la salinidad de los océanos y ayudar a validar los datos de la misión SMOS de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Los competidores se acercan a la mitad de la carrera, lo que les lleva por el mundo con Barcelona como salida y meta. Los yates salieron de Barcelona el 31 de diciembre y, al llegar al Atlántico, se dirigieron hacia el sur para rodear el globo a través de los cabos de Buena Esperanza (Sudáfrica) Leeuwin (Australia) y Hornos (Chile), con la Antártida a estribor.

Esta ruta de 46.300 km lleva a los competidores a través de algunas de las partes más remotas del Océano Austral, por lo que el Instituto Español de Ciencias del Mar, en colaboración con los organizadores de la carrera, la Fundació Navegació Oceànica de Barcelona, han mirado más allá del mero deporte y tratan de ofrecer oportunidades para beneficiar a la ciencia.

Con este objetivo en mente, el Instituto Español de Ciencias del Mar ha equipado el yate de 60 pies Fòrum Marítim Català con un sensor para recopilar datos sobre la temperatura de la superficie del mar y la salinidad a lo largo de los tres meses de carrera. Esta información está siendo transmitida por satélite a la institución de forma automática en tiempo casi real.

El doctor Jordi Font, investigador principal de salinidad de los océanos del satélite SMOS de la ESA dijo: "Los datos que estamos recibiendo de la misión SMOS de la ESA mejoran nuestra comprensión de las variaciones en la salinidad de las aguas superficiales de los océanos. Las medidas actualmente en curso de adquisición por el yate, ahora en el Océano Austral, contribuyen a que el banco de datos que estamos construyendo a partir de otros instrumentos in situ en otras partes del mundo ayudarán a validar la exactitud de los datos de SMOS."

Lanzado en noviembre de 2009, el Explorador de la Tierra SMOS se dedica a proporcionar mediciones globales de la humedad del suelo y salinidad de los océanos para una mejor comprensión del ciclo del agua y para mejorar los modelos meteorológicos y climáticos.

Junto con la temperatura, la salinidad de los océanos es una variable clave que impulsa a nivel mundial los patrones de circulación oceánica, que a su vez desempeñan un papel en la moderación del clima. Los datos precisos sobre la salinidad de los océanos van a proporcionar una mejor comprensión de los procesos que influyen en las corrientes oceánicas.