Actualizado 03/04/2014 17:08:02 +00:00 CET

Cambios en las flores impulsaron nuevas variedades de colibrí

Colibrí
Foto: MDF/WIKIMEDIA COMMONS

MADRID, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Cambios coordinados en las flores y la forma del pico de los colibríes han contribuido a impulsar la formación de nuevas especies tanto de estas pequeñas aves como de las plantas de las que se alimentan, según concluye el primer mapa completo del árbol de familia de estas aves de 22 millones de años de edad.

   Este trabajo de una década, basado en un análisis de 284 de 338 especies conocidas en el mundo y que se publica este jueves en la revista 'Current Biology', cuenta la historia de la rápida y permanente diversificación de los colibríes y ayuda a explicar cómo los colibríes de hoy fueron a vivir a los lugares donde habitan actualmente.

   Parte del secreto del notable éxito de estas aves radica en la formación de los nueve grupos principales o familias, su relación única con las plantas con flores y la continua propagación de las aves en nuevas áreas geográficas, dicen los investigadores. "Los colibríes se han ido reinventando a lo largo de su historia de 22 millones de años", afirma Jim McGuire, de la Universidad de California, en Berkeley, Estados Unidos.

   Aunque todos los colibríes dependen del néctar de las flores para alimentar su metabolismo y su vuelo en suspensión, cambios coordinados en las flores y la forma del pico han contribuido a impulsar la formación de nuevas especies tanto de colibríes como plantas. Sorprendentemente, hasta 25 especies de colibríes son capaces de coexistir en algunos lugares.

   "Una de las características interesantes de la evolución colibrí es que todos comen lo mismo pero se han diversificado de manera espectacular", subraya McGuire. "Realmente es una gran sorpresa que los colibríes hayan dividido el nicho nectarívoro tan ampliamente", agrega.

   El nuevo árbol evolutivo muestra que los colibríes ancestrales se separaron de los vencejos y los vencejos arborícoras hace unos 42 millones de años, probablemente en Eurasia. Hace unos 22 millones de años, la especie ancestral de todos los colibríes modernos se dirigió hasta América del Sur y ahí es cuando comenzaron los cambios realmente.

   Los Andes son un punto de acceso especial en la evolución colibrí porque la diversificación se produjo junto con la elevación de los picos durante los últimos diez millones de años, de forma que cerca de 140 especies de colibríes viven en la actualidad en los Andes.

   La disponibilidad de nuevas áreas de tierras en América del Norte y el Caribe también ha jugado un papel importante en la evolución de nuevas especies de colibríes. Por ejemplo, resalta McGuire, los colibríes abeja colonizaron América del Norte hace unos cinco millones de años y, en consecuencia, experimentaron altas tasas de especiación.

   Esta nueva imagen del pasado de estas aves es un paso importante hacia la comprensión de cómo se han adaptado a ambientes nuevos, como las que tienen bajo nivel de oxígeno, como los picos de montaña de gran altitud, además de indicar un futuro emocionante.

   "Nuestros hallazgos indican claramente que los colibríes permanecen comprometidos con un proceso de diversificación dinámica, llenando los nichos ecológicos y espaciales disponibles a través de América del Norte, América del Sur y el Caribe", escriben los investigadores, quienes reconocen que todavía queda mucho para completar la historia de este linaje aviar único.