Actualizado 24/02/2010 19:48

Captan la Pequeña Nube de Magallanes como una telaraña

Pequeña Nube De Magallanes
ESO

MADRID, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

Científicos del Observatorio Europeo Austral (ESO, por sus siglas en inglés) una nueva imagen de la 'NGC 346' o Nube de Magallanes, la zona de formación estelar más brillante que hay en la galaxia más cercana a la Vía Láctea, similar a una tela de araña.

Los expertos indican que la luz, viento y el calor producidos por las estrellas masivas han dispersado el gas de este cúmulo estelar, de forma que han creado "una sutil" estructura nebulosa que se asemeja a la telaraña.

En concreto, la Pequeña Nube de Magallanes, ubicada a unos 210 mil años-luz de distancia en dirección a la constelación Tucana (El Tucán), al igual que otras escenas astronómicas, está en continua transformación.

Así, nuevas estrellas se formarán a partir de la materia repartida en el área, que posteriormente se irán encendiendo, dispersando así los restos de gas y polvo, y esculpiendo grandes ondas que irán alterando la cara de este atractivo objeto.

'NGC 346' abarca aproximadamente 200 años-luz de extensión, una zona que equivale a cincuenta veces la distancia entre el Sol y su vecino estelar más próximo. Además, los astrónomos la clasifican como un cúmulo abierto de estrellas, indicando que toda esta manada de estrellas se formó a partir de la misma nube de materia que colapsó.

La nebulosa asociada a este puñado de estrellas brillantes se conoce como una nebulosa de emisión, debido a que el gas en su interior ha sido calentado por las estrellas hasta comenzar a emitir su propia luz, así como se utiliza el gas de neón en las iluminaciones de algunas tiendas.

Muchas estrellas en 'NGC 346' son relativamente jóvenes a escala cósmica, con nacimientos que datan de hace sólo unos pocos millones de años. Asimismo, los vientos expulsados por una estrella masiva son los responsables de esta última ronda de nacimiento estelar, debido a la compresión de grandes cantidades de materia, el primer paso clave para que una nueva estrella se encienda.

De esta forma, esta nube de material colapsa debido a su propia gravedad hasta que algunas regiones se vuelven densas y lo suficientemente calientes para comenzar a 'rugir' como una brillante caldera de fusión nuclear, es decir, una estrella iluminando los escombros residuales de gas y polvo.

Igualmente, en regiones lo suficientemente densas como 'NGC 346', con altos niveles de recientes nacimientos estelares, el resultado es esta visón captada por los telescopios de la ESO.

'NGC 346' se encuentra en la Pequeña Nube de Magallanes, una galaxia enana ubicada a unos 210 mil años-luz de la Tierra. Al igual que su hermana, la Gran Nube de Magallanes, la Pequeña Nube de Magallanes es visible a simple vista desde el hemisferio sur y ha servido como laboratorio extragaláctico para que los astrónomos estudien la dinámica que rige la formación estelar.

Esta imagen específica fue obtenida usando el instrumento Wide Field Imager (WFI), instalado en el telescopio de 2,2 metros de MPG/ESO en el Observatorio La Silla, en Chile. Según indica la ESO, imágenes como éstas ayudan a los astrónomos a documentar el nacimiento y la evolución de las estrellas, al mismo tiempo que ofrecen destellos sobre cómo el desarrollo estelar influye en la apariencia del ambiente cósmico a lo largo del tiempo.