Actualizado 15/09/2011 13:23 CET

las estrellas más masivas emiten radiaciones como las solares

Sol Visto Por El SDO
NASA

MADRID, 15 Sep. (EUROPA PRESS) -

Un equipo internacional, en el que han participado investigadores del Instituto Astrofísico de Canarias (IAC) y el Centro de Astrobiología (INTA-CSIC), ha descubierto que las estrellas más masivas que el Sol emiten vibraciones similares a las solares. Según los expertos, el hallazgo aporta nuevos datos sobre la estructura de estos cuerpos.

La energía que se genera en el centro del Sol, que está en permanente ebullición, quiere escapar y, si este suceso no ocurre lo suficientemente rápido, las zonas solares más externas comienzan a "hervir". Este proceso causa vibraciones que, a su vez, provocan variaciones en la luz de la estrella.

Aunque el fenómeno sólo se había observado en estrellas de masa y temperatura semejantes a las del Sol, la comunidad científica barajaba la idea de que otras estrellas más grandes y calientes también podrían experimentar este tipo de variaciones.

Así, la teoría se ha comprobado ahora gracias a las observaciones realizadas con el satélite de la NASA Kepler. El hallazgo, que aparece publicado en el último número de 'Nature', sugiere que estas estrellas de mayor tamaño tienen una estructura externa de naturaleza similar a la del Sol, un dato que podría tener implicaciones en el conocimiento de estos cuerpos.

La investigadora del IAC Katrien Uytterhoeven, y el investigador del INTA-CSIC Andrés Moya, han participado en este trabajo que dirige la investigadora de la Universidad de Viena Victoria Antoci.

Según se desarrolla en el trabajo, el equipo se ha servido de técnicas de astrosismología para desarrollar el estudio. Al igual que los sismólogos en la Tierra, los investigadores han analizado las frecuencias de las ondas sísmicas de estrellas entre un 50 y un 150 por ciento más masivas que el Sol. Concretamente, su instrumento de trabajo han sido las variaciones de brillo que, desde 2009, el satélite Kepler capta con precisión en más de 170.000 estrellas.

Estas variaciones emiten "sonidos" que el equipo ha comparado con los que emiten las oscilaciones solares. Así, han señalado que el "sonido" que distingue al Sol se asemeja al de una olla hirviendo y es que, como

explican los autores, las variaciones solares se producen por la convección o ebullición que experimentan sus capas externas.

Los "sonidos" que, hasta el momento, se asociaban con estrellas algo más masivas eran diferentes ya que, en lugar de ebullición, sus variaciones surgen por un mecanismo denominado Kappa, que actúa de forma similar a un motor diesel. De este modo, la convección se sustituye por radiación.

Con respecto a por qué los "sonidos" no son iguales, los expertos indican que, cuanto más grande es una estrella, menor es su capa convectiva externa, hasta que llega a prácticamente desaparecer. Los procesos de convección responsables de las oscilaciones solares sólo se producen en este envoltorio, lo que explica la diferencia de sonidos a la hora de analizar sus oscilaciones.

Los investigadores desconocían hasta ahora dónde se ubicaba la transición entre la existencia o no de esta zona de ebullición. El equipo de Moya y Uytterhoeven ha encontrado en HD187547, una estrella del tipo Delta-Scuti, la primera estrella de esa masa capaz de emitir los dos sonidos: el propio de los astros de su tamaño, y el que se asocia al Sol.

Con este descubrimiento, explican los autores, se aporta una evidencia observacional de la teoría que los astrofísicos manejaban desde hace unos diez años: los investigadores intuían que las estrellas de mayor tamaño

también debían de experimentar oscilaciones de tipo solar ya que, aunque el envoltorio en ebullición fuera de escasa profundidad (apenas el 1 por ciento), la convección debía ser lo suficientemente energética.

El estudio permite conocer en profundidad ese envoltorio convectivo mínimo de este tipo de estrellas masivas. Al tiempo, aporta mayor información sobre una de las partes más enigmáticas de estos cuerpos: su estructura interna.

Dado que la HD187547 emite ambos tipos de variaciones, las técnicas astrosismológicas permitirán conocer el interior de la estrella con una precisión sin precedentes, según han indicado los científicos. Además, han determinado que HD 187547 posee unas abundancias inusuales de algunos elementos químicos en su superficie, probablemente como consecuencia de la rotación tan lenta de la estrella. Los elementos más pesados van desapareciendo mientras que los elementos ligeros son empujados hacia la superficie.

Este proceso físico se conoce como difusión y, en estrellas como HD187547, aún genera dudas en el seno de la comunidad científica.