Actualizado 23/12/2006 14:14:40 +00:00 CET

Un experto alerta de los efectos negativos de comidas copiosas y reiteradas en Navidad y aconseja moderación

MADRID, 23 Dic. (EUROPA PRESS) -

El catedrático de medicina y jefe de servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico de San Carlos de Madrid, Manuel Díaz Rubio, recomendó hoy "mucha moderación" en las comidas de estas Navidades, puesto que ingerir alimentos de forma copiosa y reiterada puede producir "efectos negativos" tanto en pacientes enfermos como en personas sanas.

En este sentido, subrayó que el abuso en las comidas y cenas navideñas puede provocar, en sus peores consecuencias, "cuadros de pancreatitis por el abuso de alimentos grasos y de alcohol", así como la descompensación de determinadas enfermedades hepáticas de tipo crónico, algo que puede suceder con relativa facilidad.

Por ello, en declaraciones a Europa Press Televisión, aseguró que "hay que cuidar de una forma importante" dos aspectos. Por un lado la cantidad de comida ingerida, ya que se come de forma muy abundante en un corto periodo de tiempo, y por el otro la cualidad de los alimentos, ya que éstos "son generalmente muy grasos y tardan en digerirse".

Díaz aconsejó ser prudentes y moderados y no incurrir en comidas "de cuatro, cinco o seis horas, que es lo habitual, con sobremesas muy largas en las que uno siempre acaba comiendo más de lo que quiere y acaba bebiendo más de lo debido".

A este respecto, señaló que se debería acortar el periodo de tiempo dedicado a la comida "para que se deje un periodo de descanso al organismo y se metabolice lo que se ha comido".

Asimismo, recordó que los enfermos crónicos tienen que tener un especial cuidado en estas fechas "ya que muchos tienen unas limitaciones" y a veces solicitan "alguna libertad" con la llegada de la Navidad. En casos así, recomendó que el paciente se ajuste a lo que le dice el médico, porque en muchas ocasiones el enfermo "se anima un poco más de lo que se le dice y puede haber complicaciones posteriores".

Finalmente, Díaz concluyó que, independientemente del estado de salud de la personas, todo el mundo debe mantener "una alimentación sana, sin abuso de las grasas y sin abuso del alcohol".