Expertos mundiales alertan de que el fósforo se agote en 40 años

Publicado 27/11/2013 14:37:13CET
EUROPA PRESS

BARCELONA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

Expertos mundiales han alertado en un artículo publicado en la revista 'Nature Geoscience' del riesgo de que el fósforo se agote en un plazo de entre 40 y 400 años, lo que comprometería la viabilidad de los cultivos a nivel mundial, ya que este mineral se ha convertido en un "fertilizante esencial para la producción" de alimentos.

El artículo, que firma el investigador del Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (Creaf), adscrito al Csic Josep Peñuelas, junto con un equipo de investigadores internacionales, ha evaluado el tema y apunta a la existencia del "trilema del fósforo".

Dicho trilema afecta a los países productores de alimentos, los consumidores ricos y los consumidores más pobres, y que en esta problemática cualquiera de las opciones futuras --seguir como hasta ahora, subir el precio del fósforo o hacerlo más accesible-- acaba entrando en conflicto con los intereses de al menos uno de los grupos, ha indicado el Creaf en un comunicado.

Los expertos recuerdan que actualmente los países productores tienen acuerdos bilaterales para vender fósforo a un precio relativamente barato a un puñado de países ricos que lo utilizan "en exceso" en sus cultivos, y de hecho calculan que América del Norte, el oeste de Europa y el sudeste de Asia consumen el 80% del consumo mundial de estos fertilizantes, aunque solo concentran el 55% de los cultivos.

Eliminar estos acuerdos bilaterales y subir el precio del fósforo reduciría el consumo y preservaría el recurso a largo plazo, pero ello dejaría fuera de juego a los países más pobres, que no podrían pagarlo; mientras que abaratarlo haría que se agotaran antes las reservas.

Por ello, los expertos proponen en su artículo que la gestión de este fertilizante debe centrarse en "reducir su uso desmesurado" y el desaprovechamiento de este recursos que se da en los países ricos, así como implementar sistemas de producción eficientes con grandes inversiones destinadas a garantizar la seguridad alimentaria a largo plazo.

Además, apuntan a la necesidad de reciclar el fósforo residual y "estimaciones más precisas de la cantidad de reservas" que quedan en el Planeta y evaluar los beneficios económicos que podrían aportar las nuevas tecnologías de ahorro, ha señalado Peñuelas.