Hay un cúmulo estelar 'camuflado' entre la Tierra y Orión

Actualizado 13/11/2012 15:06:17 CET
Cumulo estelar camuflado entre la Tierra y la Nebulosa de Orión
J-C CUILLANDRE/G. ANSELMI.

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores, entre los que se encuentra Hervé Bouy, del Centro de Astrobiología (CSIC-INTA), ha descubierto un cúmulo estelar "camuflado" entre la Tierra y la Nebulosa de Orión. Este hallazgo se ha producido cuando los científicos realizaban nuevas observaciones de la Nebulosa de Orión y divisaron un cúmulo masivo de estrellas ligeramente más viejas justo delante de la nebulosa.

Según han indicado los expertos, la existencia de esta población estelar no era del todo desconocida, sin embargo no se había desvelado que tenía una población masiva de estrellas y no se sabía que no está distribuida tan uniformemente como lo están otros cúmulos situados en su entorno.

De este modo, los científicos destacan que la importancia de este descubrimiento es doble. Por un lado, el nuevo cúmulo identificado es un hermano ligeramente más viejo que el Cúmulo del Trapecio, que está en el corazón de la Nebulosa de Orión. Por otro, que lo que los astrónomos han estado llamando Cúmulo de la Nebulosa de Orión es, en realidad, una complicada mezcla de estos dos cúmulos, a la que se suman otras estrellas de la Vía Láctea ajenas a ambos cúmulos.

Bouy ha explicado que ahora es "necesario completar con detalle lo que se creía que eran las observaciones más fiables en cuanto a formación de estrellas y de cúmulos". En este sentido, también ha señalado la necesidad de un profundo trabajo de seguimiento para "comprender qué ocurre en esta región, la formación de estrellas en cúmulos, e incluso las primeras etapas de formación de planetas".

Pero para el investigador el misterio "más intrigante" es que "el hermano mayor, el cúmulo de Iota Ori, esté tan cerca de su hermano menor, aún formándose dentro de la Nebulosa de Orión".

El coautor del trabajo, Joao Alves, ha apuntado que "es difícil encajar estas nuevas observaciones en ningún modelo teórico anterior de formación de cúmulos", una situación que ha calificado de "emocionante" porque, a su juicio, "sugiere que se ha estado pasando por alto algo fundamental: que los cúmulos son, con diferencia, la forma preferida de formación estelar en el Universo, aunque pero aún se está lejos de comprender exactamente el porqué".