Actualizado 03/03/2006 15:30:10 +00:00 CET

Investigadores desarrollan dientes de ratón a partir de sus células madre y luego los implantan

MADRID, 3 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un equipo de investigadores brasileños y norteamericanos ha logrado desarrollar dientes de un ratón a partir de sus células madre y luego implantarlos en el propio animal. Este descubrimiento abre el camino para que, en el futuro, no sea necesario realizar más implantes en seres humanos, según estos expertos.

En la fase experimental se ha conseguido que los nuevos dientes hayan completado su desarrollo en un periodo de doce semanas. Los investigadores han comprobado la formación de coronas dentales con presencia de dentina, esmalte y pulpa, hasta conseguirse un diente completo.

El investigador brasileño Silvio Duailibi, de la Escuela de Medicina de la Universidad Federal de Sao Paulo, señaló que con las inversiones adecuadas, "en un plazo de siete a diez años se crearán bioimplantes dentarios para seres humanos".

Estas novedades se analizarán en el noveno Salón Internacional de Equipos, Productos y Servicios Dentales, EXPODENTAL 2006, que se celebrará del 9 al 11 de marzo en la Feria de Madrid, con el objetivo de conocer los últimos avances del sector.

RESULTADOS ESPERANZADORES

Por su parte, el doctor José Vicente Sanz Casado, miembro del Comité Científico del Colegio de Odontólogos de Madrid, explicó que "todavía es un poco aventurado, pero existen estudios experimentales que han conseguido formar tejido dentario a partir de células madre". "Los resultados son esperanzadores, pero los trabajos se encuentran en fases de investigación muy básica y requieren aún un desarrollo amplio que conlleva tiempo y prudencia, para poder extrapolar a nivel clínico sus frutos. La investigación va por buen camino, pero aún se necesitan dar muchos pasos para que esto se convierta en realidad", aseguró. De los campos de investigación abiertos han dado cuenta varios equipos de investigación.

En 2002, en el Forsyth Institute, se logró generar dientes de porcino e implantarlos en ratones de laboratorio inmunodeprimidos -la inmunodepresión permite evitar el rechazo del implante-. Sin embargo, posteriormente con células madre de un ratón normal y, tras implantarlas en su estómago y manipularlas para que se transformaran en tejido dentario, se han implantado en el mismo animal. Por tratarse de células del mismo animal no existe rechazo al nuevo tejido.

Según la doctora Pamela Yelick, que dirigió la investigación, "habiendo regenerado dientes de una especie de mamíferos es posible pensar que podemos repetir en otras especies".

Otro equipo de investigadores, en este caso ingleses, ha logrado resultados igualmente prometedores con una técnica ligeramente diferente. Paul Sharpe, investigador del King's College de Londres, informó de la obtención de dientes de ratón a partir de células extraídas de la médula espinal de los mismos animales. Estas células fueron cultivadas durante semanas en sus riñones, para luego ser trasplantadas a sus bocas, donde terminaron de crecer y adoptar la forma de diente.

Uno de los problemas que presentan estas técnicas es la obtención de células madre. Al respecto, un grupo de científicos australianos del Instituto Hanson en el Royal Hospital Adelaide aseguran que los dientes de leche podrían un día utilizarse para extraer células madre empleadas en tratamientos. Los dientes de leche han sido identificados como una valiosa fuente de células madre.