Actualizado 26/09/2012 21:06 CET

Las marismas pueden contrarrestar en parte el aumento de CO2 en la atmósfera

Marismas De Santoña
TURISMO DE SANTOÑA

MADRID, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

El calentamiento climático y la elevación de los mares permitirán a las marismas capturar y eliminar con más rapidez el dióxido de carbono de la atmósfera, jugando un importante papel en la reducción de la tasa del cambio climático, según un nuevo estudio dirigido por un científico de la Universidad de Virginia, y publicado en 'Nature'.

El dióxido de carbono es el principal gas de efecto invernadero y actúa como una especie de manta de la atmósfera, atrapando el calor de la Tierra. Con el tiempo, una gran cantidad de dióxido de carbono podría cambiar el clima mundial - un clima más cálido derretiría el hielo polar, causando un aumento en los niveles del mar.

Una gran parte del dióxido de carbono en la atmósfera es producido por actividades humanas, principalmente por la quema de combustibles fósiles. "Prevemos que los pantanos pueden absorber parte de este dióxido de carbono y, si otros ecosistemas costeros - tales como los pastos marinos y los manglares - responden de manera similar, se podría reducir el calentamiento", apunta el autor principal del estudio, Matt Kirwan, profesor en la Universidad de Virginia.

Las marismas, compuestas principalmente de hierbas, son importantes para los ecosistemas costeros, ya que ayudan a proteger las costas de las tormentas y acogen a una gran variedad de vida silvestre, desde aves y mamíferos, hasta peces y moluscos.

"Las marismas son quizás el mejor ejemplo de ecosistema que depende de la acumulación de carbono para sobrevivir al cambio climático: la acumulación de raíces en el suelo edifica su elevación, manteniendo a las plantas por encima del nivel del agua", señala Kirwan.

Las marismas almacenan enormes cantidades de carbono, esenciales para la productividad de las plantas que, en esencia, respiran el carbono de la atmósfera y luego lo usan para crecer, prosperar y aumentar la altura del suelo. A pesar de que las hierbas mueren, el carbono queda atrapado en el sedimento y, según predice el modelo de los investigadores, bajo un ritmo más rápido del aumento del nivel del mar, las marismas podrían almacenar hasta cuatro veces más carbono que el que almacenan actualmente.

Sin embargo, el estudio también muestra que los pantanos pueden sobrevivir sólo a tasas moderadas de aumento del nivel del mar. Si los mares suben demasiado rápido, los pantanos no podrán aumentar su elevación a un ritmo lo suficientemente rápido como para mantenerse por encima de la subida de las aguas - y ya no podrían proporcionar la capacidad de almacenamiento de carbono que, de otra manera, ayudaría a ralentizar el calentamiento climático.