Actualizado 10/09/2009 18:31 CET

Más presupuesto y tiempo podrían haber evitado la avería del LHC

LHC CERN
CERN

MADRID, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

La reparación del LHC ha sufrido problemas de dinero y de tiempo, según afirmó el director científico del Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), Sergio Bertolucci, en un encuentro en la Fundación BBVA, coincidiendo con el primer aniversario de la inauguración de este Gran Colisionador de Hadrones.

"Tuvimos suerte porque fue en un sitio que pudimos reparar. Si hubiera sido en un sector anterior habría que haber parado hasta tres años. O, en el caso de que la onda se hubiera expandido, se hubiera roto la máquina totalmente", comentó Bertolucci.

Así, aseguró que cerca de los diez mil científicos que trabajan en el centro están trabajando "con pies de plomo" y que, mientras el siga en el cargo, se ha previsto un plan de financiación de 25 millones de francos anuales para el LHC.

"Si hubiera habido más dinero la máquina se hubiera fabricado con menos riesgos. Además, no se puede esperar que una máquina que nunca antes se había construido funcione cien por cien a la primera. Ya se contaba con que iba a haber problema", añadió el experto, al tiempo que resaltó que en torno a primavera se evaluarán los primeros resultados de los experimentos realizados con el LHC.

Además, explicó que en estos momentos se están enfriando los sectores del LHC y que esta 'máquina del Big Bang' no parará en los meses de invierno sino que no parará "nunca más". "Si tu te compras un Ferrari no es para tenerlo aparcado", apuntó, al mismo tiempo que ratificó que la reparación ha costado en torno a los 35 millones de francos suizos "al principio", aunque con la parada el CERN ha podido ahorrar dinero.

A juicio de Bertolucci, el Gran Colisionador de Hadrones representa la "mayor" empresa científica jamás lograda, y ahora tan sólo falta encontrar el 'Bosón de Higgs', que puede definir el origen del Universo y que ya se ha convertido en una "pesadilla" para los físicos de todo el mundo.

En este sentido, señaló que es importante encontrar la denominada 'partícula de Dios' porque ayudará a la comunidad científica a entender "aquello que no se ve". "La masa del Higgs es muy pequeña y creemos que debe haber algo porque sólo sabemos de lo que vemos, que es el cuatro por ciento. El resto, el 96 por ciento, es materia oscura que no vemos y a la que hay que encontrarle una teoría", añadió.

PUESTA EN MARCHA

El LHC se puso en funcionamiento el 10 de septiembre de 2008 con la primera puesta en circulación del primer haz de partículas, a lo largo de sus 27 kilómetros de circunferencia, y sólo nueve días después se estropeó y tuvo que ser parado, tras casi dos décadas de preparación. El pasado mes de agosto el centro confirmó que a mediados de noviembre el 'aparato' comenzará de nuevo a funcionar, aunque a energía inferior a la prevista para el LHC.

"Nos acercamos a la fecha de la puesta en marcha de la máquina del LHC, un acontecimiento que marcará el inicio de un viaje largo y emocionante hacia regiones inexploradas de la Física. Hay que comprender que para pararlo hay que ponerlo a bajas temperaturas y no sólo es necesario darle a un botón", afirmó en este sentido Bertolucci.

El incidente que el pasado 19 de septiembre de 2008 impidió el inicio de las operaciones del LHC estuvo relacionado con u n fallo en una de las 10.000 conexiones eléctricas superconductoras del acelerador.

Bertolucci se encuentra estos días en España porque ha impartido una conferencia plenaria en la XXXII Bienal de la Real Sociedad Española de Física, que se celebra desde el pasado día 8 de septiembre hasta mañana, día 11, en Ciudad Real, y que congrega a los 500 mejores expertos internacionales en áreas de vanguardia de la Física, desde la investigación de materiales superconductores a la exploración de otros planetas.