Actualizado 12/05/2009 19:03

Nacen en Marismas del Odiel las primeras crías de águilas pescadoras

HUELVA, 12 May. (EUROPA PRESS) -

La pareja de águilas pescadoras (Pandion haliaetus) que había construido un nido en los límites del Paraje Natural y Reserva de la Biosfera Marismas de Odiel, en Huelva, por segundo año consecutivo completó hoy el proceso de reproducción pero el número de crías está aún por determinar, puesto que todavía no es posible un acercamiento de los agentes medioambientales para precisarlo.

Según indicó la Junta en una nota, el cambio en el comportamiento de la pareja, ahora en la tarea de cebar, y la observación a distancia confirman la reproducción histórica. La pareja de águilas pescadoras y sus crías son los únicos ejemplares de esta especie de los que se tiene constancia que han hecho nidos en la Península Ibérica.

Con esta constatación se garantiza el éxito sin precedentes del programa de reintroducción de las águilas pescadoras en este espacio protegido llevado a cabo por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en colaboración con el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Además, queda probada la viabilidad de Marismas del Odiel para este tipo de función reproductora al reunir todas las condiciones idóneas, alimenticias, climatológicas y medioambientales, para la gestación de nuevos ejemplares. El paraje natural del Sur de Huelva ha cumplido, en este sentido, con todas las expectativas.

La Consejería de Medio Ambiente liberó el pasado año diez ejemplares de águila pescadora en Marismas del Odiel para restablecer una población viable de la especie en la España continental, donde se encuentra extinguida como especie reproductora desde los años ochenta, con el fin de favorecer la expansión de la población mediterránea.

Dejó de reproducirse en la Península Ibérica y en la actualidad se mantiene como invernante o de paso migratorio. El Paraje Natural es un ecosistema privilegiado para la pescadora con una población invernante muy notable.

Ya en 2008 se advirtió una actitud reproductora de esta pareja formada por un macho procedente de Alemania y liberado en el propio espacio natural de Marismas del Odiel, y una hembra, de Escocia y soltada en la localidad gaditana de Barbate. Ambos ejemplares volvieron al nido y el proceso se ha culminado con éxito en esta ocasión.

Este logro aumenta el ya de por sí alto valor medioambiental de un lugar de paso obligado para miles de aves procedentes de toda Europa con un 30 por ciento las colonias de espátulas de Europea. La pareja nidificante de Marismas del Odiel constituye un hito de trascendencia en la conservación de esta especie en la Península Ibérica y supone un nuevo valor añadido al espacio protegido que ya goza de una gran calidad en el ámbito de la avifauna.

Para la reintroducción del águila pescadora, clasificada como 'en peligro' según el catálogo de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, se utiliza en Marismas del Odiel desde hace seis años el método denominado 'hacking'.

El sistema, que se desarrolla en el marco del proyecto de la Consejería de Medio Ambiente y la Estación Biológica de Doñana, adscrita al CSIC, consiste en criar pollos en estado de semilibertad, colocándolos en nidos que simulan los naturales y proporcionando la comida de manera artificial. Se persigue el regreso de los individuos cuando alcancen la madurez sexual.

En Marismas del Odiel se registró también el pasado año la primera reproducción de flamenco común, convirtiéndose así el humedal onubense en el único espacio de nidificación de esta especie en Andalucía.