Actualizado 03/11/2016 11:25 CET

La NASA logra desplegar una vela solar en una órbita baja

vela solar
NASA

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

La agencia espacial estadounidense (NASA) ha conseguido el hito de desplegar una vela solar en un nanosatélite orbitando en torno a la Tierra.

Los ingenieros de la NASA en el Marshall Space Flight Center en Huntsville, Alabama, han confirmado que el nanosatélite NanoSail-D ha desplegado con éxito sus velas de polímero de 100 metros cuadrados en una órbita terrestre baja y está funcionando según lo previsto.

El despliegue efectivo se produjo el 21 de enero y ha sido confirmado posteriormente con los paquetes de datos recibidos de la baliza del NanoSail-D y otros sistemas de seguimiento por satélite con base en tierra. Además, el conjunto de parámetros orbitales muestra un cambio apropiado que es consistente con el despliegue de la vela.

"Es una noticia tremenda y la primera vez que la NASA ha desplegado una vela solar en la órbita terrestre baja," dijo Dean Alhorn, investigador principal del NanoSail-D e ingeniero aeroespacial en el Centro Marshall. "Llegar a este punto es un logro increíble para nuestro pequeño equipo y debo agradecer a la comunidad de radioaficionados su apoyo en el seguimiento de NanoSail-D. Su ayuda fue muy valiosa. En particular, el Club de Radioaficionados de Marshall, que fue el primero en escuchar la radiobaliza. Fue muy emocionante", dijo.

NanoSail-D seguirá enviando señales de baliza a bordo hasta que las baterías se gasten y se puede encontrar en 437.270 MHz. Se puede realizar un seguimiento de la posición de la nave en la siguiente dirección: NanoSail-D: http://nanosaild.engr.scu.edu/dashboard.htm.

Se estima que NanoSail-D se mantendrá en la órbita terrestre baja entre 70 y 120 días, dependiendo de las condiciones atmosféricas. NanoSail-D está diseñado para demostrar la implementación de la tecnología de vela solar. Esta demostración podría conducir a nuevos avances de esta propulsión alternativa y la necesidad crítica de nuevas tecnologías de la órbita. Este experimento también demuestra la capacidad de eyección de un nanosatélite enviado al espacio a bordo de un microsatélite, en este caso el FASTSAT.