Actualizado 25/02/2010 19:39 CET

La NASA reemplazará la antena gigante de la estación de Robledo

Estación De Seguimiento De Robledo, Antena Espacial
INTA.ES

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

Responsables de la agencia espacial estadounidense (NASA) han dado el pistoletazo de salida en Canberra (Australia) a un ambicioso proyecto para modernizar su red de comunicaciones de espacio profundo.

Se trata de reemplazar su envejecida flota de antenas de 70 metros de ancho, por una nueva generación con platos de sólo 34 metros pero mucho más eficaces, para 2025. Una de ellas, de un diámetro similar al de una plaza de toros, es la mayor de las que alberga la estación de seguimiento de Robledo de Chavela, cerca de Madrid.

Las tres antenas de 70 metros del programa Deep Space Network están situadas en el complejo de la NASA en Goldstone, (California), asi como en Robledo de Chavela (Madrid-España) y en Canberra (Australia). Tienen más de 40 años de edad y muestran signos de desgaste natural por el uso constante del que son objeto para el seguimiento de misiones que incluso han alcanzado los confines del Ssistema Solar, como la Voyager.

Las nuevas antenas, conocidas como "guía de onda del haz", podrán ser utilizadas de manera más flexible, permitiendo a la red que operan en varias bandas de frecuencias diferentes dentro de la misma antena. Sus equipos electrónicos serán más accesibles, facilitando el mantenimiento y serán menos costosas, informó la NASA en un comunicado.

Las nuevas antenas también podrán recibir mayor número de frecuencias, incluso las señales de un ancho de banda más amplio conocido como la "banda Ka". Esta banda, necesaria para las nuevas misiones de la NASA aprobadas después de 2009, permite que las nuevas antenas puedan transportar más datos que las actuales.

En la primera fase del proyecto, cerca de Canberra, la NASA espera completar la construcción de hasta tres antenas de 34 metros en 2018. La decisión de iniciar la construcción llegó en el 50 aniversario de la cooperación de EE.UU. y Australia en el seguimiento de misiones espaciales.

El objetivo de la NASA es el de integrar todos los recursos de comunicaciones de la NASA en una red unificada, mucho más capaz.