Tecnología existente permite la 'batería cuántica' que no pierde carga

Actualizado 28/10/2019 11:15:39 CET
.
. - CC0 PUBLIC DOMAIN

   MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Científicos canadienses han proporcionado una demostración teórica de que es posible crear una batería cuántica avanzada --una pila para aplicaciones a escala nanométrica-- que no pierde carga.

   "Las baterías con las que estamos más familiarizados, como la batería de iones de litio que alimentan los teléfonos portátiles, se basan en principios electroquímicos clásicos, mientras que las baterías cuánticas dependen únicamente de la mecánica cuántica", anotó Gabriel Hanna, químico de la Universidad de Alberta y autor principal del estudio.

   Dijo que las baterías pueden convertirse en un componente importante en muchos dispositivos cuánticos, capaces de alimentar computadoras cuánticas, por ejemplo, y en la práctica, podrían construirse utilizando las tecnologías actuales de estado sólido.

   Para realizar su idea, el equipo de investigación consideró un modelo de red cuántica abierta con alta simetría estructural como una plataforma para almacenar energía excitónica, energía aprovechada cuando un electrón absorbe un fotón de luz suficientemente energético. Usando este modelo, demostraron que es posible almacenar energía sin ninguna pérdida, a pesar de estar abierto a un entorno.

   "La clave es preparar esta red cuántica en lo que se llama un estado oscuro", explicó Hanna. "Mientras está en un estado oscuro, la red no puede intercambiar energía con su entorno. En esencia, el sistema se vuelve inmune a todas las influencias ambientales. Esto significa que la batería es muy resistente a las pérdidas de energía".

   Usando este modelo, los investigadores también sugirieron un método general para descargar la energía almacenada de la batería a demanda que implica romper la simetría estructural de la red de manera controlada.

   La investigación futura explorará formas viables de cargar y descargar la batería, así como formas de ampliarla para su uso en aplicaciones prácticas.

   El estudio se publicó en el Journal of Physical Chemistry C.

Contador