Actualizado 28/09/2015 14:58 CET

La detección de argón en el cometa 67P reaviva el debate sobre el agua terrestre

MADRID, 28 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El gas noble argón ha sido detectado en la coma del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko por primera vez, gracias al espectrómetro de masas ROSINA a bordo de la nave Rosetta de la ESA.

   El hallazgo está ayudando a los científicos a entender los procesos que intervinieron durante la formación del cometa, y se suma al debate sobre el papel de los cometas en la llegada de varios 'ingredientes' a la Tierra.

   Los nuevos resultados se presentan en Science Advances, y describen los datos recogidos en octubre de 2014, cuando el cometa estaba a alrededor de 465 millones de kilometros del Sol, y Rosetta estaba en una órbita de 10 kilómetros alrededor el cometa.

   Durante ese tiempo, el instrumento ROSINA fue capaz de hacer un inventario de los componentes clave de la coma del cometa, con muchos ingredientes ya reportados. La determinación de la composición química de los cometas es un paso necesario para la comprensión de su papel en la llegada del agua y otros ingredientes a los planetas interiores durante la historia temprana del Sistema Solar.

   Los llamados gases nobles (helio, neón, argón, kriptón, xenón y radón) raramente reaccionan químicamente con otros elementos para formar moléculas, y sobre todo quedan en un estado atómico estable, representativa del ambiente alrededor de una joven estrella en la que nacen los planetas, cometas y asteroides.

   Además, su abundancia y composición isotópica se puede comparar con los valores conocidos para la Tierra y Marte, y en el viento solar y los meteoritos solar, por ejemplo. La abundancia relativa de los gases nobles en las atmósferas de los planetas terrestres es controlada en gran medida por la evolución temprana de los planetas, incluida la emisión de gases a través de procesos geológicos, pérdida atmosférica, y/o la entrega por el bombardeo de asteroides o cometas. Así, el estudio de los gases nobles en los cometas también puede proporcionar información sobre estos procesos.

   Sin embargo, los gases nobles se pierden muy fácilmente de los cometas a través de la sublimación, y por eso esta primera detección de argón en el cometa 67P/CG es un descubrimiento clave. No sólo eso, sino porque también es un paso importante en la determinación de si los cometas de este tipo desempeñaron un papel significativo en el inventario de gases nobles de los planetas terrestres.

   Aunque la abundancia medida en 67P/CG de argón a agua abarca una amplia gama, todavía tiene implicaciones para la cuestión de si los cometas trajeron el agua a la Tierra. Esto es así porque la relación de argón a agua en la Tierra es muy inferior a la observada en 67P/CG, indica el blog de la misión.

   "El contenido relativamente alto de argón del cometa 67P/CG en comparación con la Tierra es un nuevo argumento contra un origen cometario del agua terrestre, de forma independiente al hallazgo similar anterior indicado por ROSINA como resultado de la relación de deuterio a hidrógeno para 67P/CG", comenta Hans Balsiger, miembro del equipo científico responsable del descubrimiento y profesor en la Universidad de Berna.