Una explosión en un cometa, observada en un detalle sin precedentes

Actualizado 04/12/2019 10:30:07 CET
Momento de la explosión en el cometa 46P/Wirtanen registrado por la misión TESS
Momento de la explosión en el cometa 46P/Wirtanen registrado por la misión TESS - FARNHAM ET AL./NASA

   MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Astrónomos han capturado una secuencia de imágenes clara de principio a fin de una emisión explosiva de polvo, hielo y gases durante el acercamiento del cometa 46P/Wirtanen a fines de 2018.

   Esta es la observación más completa y detallada hasta la fecha de la formación y disipación de un estallido natural en un cometa. Sus descubridores, de la Universidad de Maryland (UMD) utilizando datos de la misión TESS de la NASA publican su trabajo en The Astrophysical Journal Letters.

   "TESS pasa casi un mes a la vez capturando imágenes de una porción del cielo. Sin descansos diurnos o nocturnos y sin interferencia atmosférica, tenemos un conjunto de observaciones muy uniforme y de larga duración", dijo en un comunicado Tony Farnham, científico investigador del Departamento de Astronomía de la UMD y autor principal del artículo de investigación.

   "A medida que los cometas orbitan alrededor del Sol, pueden pasar a través del campo de visión de TESS. Wirtanen fue una alta prioridad para nosotros debido a su enfoque cercano a fines de 2018, por lo que decidimos usar su apariencia en las imágenes de TESS como un caso de prueba para ver lo que pudimos sacar de eso. ¡Lo hicimos y nos sorprendió mucho!".

   "Si bien TESS es un centro neurálgico para descubrir planetas que orbitan cerca de estrellas brillantes, su estrategia de observación permite una ciencia adicional muy interesante", dijo el científico del proyecto TESS Padi Boyd, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

   La actividad normal del cometa es impulsada por la luz solar que vaporiza los hielos cerca de la superficie del núcleo, y los gases de salida arrastran el polvo del núcleo para formar el coma. Sin embargo, se sabe que muchos cometas experimentan explosiones espontáneas ocasionales que pueden aumentar significativamente, pero temporalmente, la actividad del cometa.

   Actualmente no se sabe qué causa los estallidos, pero están relacionados con las condiciones en la superficie del cometa. Se han propuesto una serie de posibles mecanismos de activación, incluido un evento térmico, en el que una ola de calor penetra en una bolsa de helados altamente volátiles, lo que hace que el hielo se vaporice rápidamente y produzca una explosión de actividad, y un evento mecánico, donde un acantilado se derrumba, exponiendo hielo fresco a la luz solar directa. Por lo tanto, los estudios del comportamiento de estallido, especialmente en las primeras etapas de brillo que son difíciles de capturar, pueden ayudarnos a comprender las propiedades físicas y térmicas del cometa.

   Aunque Wirtanen se acercó más a la Tierra el 16 de diciembre de 2018, el estallido se produjo antes en su enfoque, comenzando el 26 de septiembre de 2018. El brillo inicial del estallido se produjo en dos fases distintas, con un destello de una hora seguido de un gradual segunda etapa que continuó creciendo más brillante durante otras 8 horas. Esta segunda etapa probablemente fue causada por la propagación gradual del polvo del cometa del estallido, lo que hace que la nube de polvo refleje más luz solar en general. Después de alcanzar el brillo máximo, el cometa se desvaneció gradualmente durante un período de más de dos semanas. Debido a que TESS toma imágenes detalladas y compuestas cada 30 minutos, el equipo pudo ver cada fase con exquisito detalle.

   "Con 20 días de imágenes muy frecuentes, pudimos evaluar los cambios en el brillo muy fácilmente. Para eso fue diseñado TESS, para realizar su trabajo principal como topógrafo de exoplanetas", dijo Farnham. "No podemos predecir cuándo ocurrirán los estallidos de cometas. Pero incluso si de alguna manera tuviéramos la oportunidad de programar estas observaciones, no podríamos haberlo hecho mejor en términos de tiempo. El estallido ocurrió pocos días después de que comenzaron las observaciones".

   El equipo ha generado una estimación aproximada de cuánto material puede haber sido expulsado en el estallido, alrededor de un millón de kilogramos, lo que podría haber dejado un cráter en el cometa de unos 20 metros de ancho. Un análisis adicional de los tamaños de partículas estimados en la cola de polvo puede ayudar a mejorar esta estimación. Observar más cometas también ayudará a determinar si el brillo de múltiples etapas es raro o común en estos arrebatos en los cometas.

  • Viernes, 24 de Enero
 

Leídas plus

  1. 1

    KELT-9b, un planeta abrasador hasta para las moléculas

  2. 2

    Químicos usan excrementos para criticar la investigación sobre grafeno

  3. 3

    El deshielo del mayor glaciar de la Antártida cambia de pautas

  4. 4

    La mayor emisión natural de CO2, localizada bajo el mar en Filipinas

  5. 5

    Proponen salvar el permafrost con una masa de grandes herbívoros

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista