Actualizado 18/01/2017 13:30 CET

La ESA investiga fallos en los relojes de los satélites Galileo

Constelación Galileo
GALILEO/ESA

   MADRID, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

Relojes atómicos instalados en 10 de los 18 satélites en órbita del sistema de posicionamiento global europeo Galileo han experimentado fallos en su funcionamiento.

   Tres son dispositivos de rubidio tradicionales, y los otros siete son instrumentos de maser de hidrógeno más exactos, que fueron diseñados para dar a Galileo rendimiento superior a la red GPS estadounidense.

   Galileo fue declarado en funcionamiento en diciembre. Sin embargo, todavía falta el número de satélites preciso para que el sistema sea una constelación que funcione plenamente, y ahora se debe tomar una decisión sobre si suspender el lanzamiento de nuevas naves espaciales mientras se investiga el problema.

   El profesor Jan Woerner, director general de la Agencia Espacial Europea (ESA), dijo en un encuentro informativo este miércoles en París: "Todo el mundo plantea esta pregunta: ¿debemos posponer el próximo lanzamiento hasta que encontremos la causa o debemos seguir adelante?

    "Puedes dar las dos respuestas al mismo tiempo. Puedes decir que esperamos hasta encontrar la solución, pero eso significa que si más relojes fallan vamos a reducir la capacidad de Galileo. Pero si lanzamos, al menos vamos a mantener si no aumentar la capacidad, pero podemos asumir el riesgo de que un problema sistemático no se haya considerado. Estamos ahora en esta discusión sobre qué hacer", dijo, según la BBC.

   Cada satélite de Galileo lleva dos relojes maser de rubidio y dos de hidrógeno. La instalación múltiple permite que un satélite continúe funcionando después de un fallo inicial.

   Las 18 naves espaciales actualmente en el espacio continúan funcionando, pero una de ellas ahora se reduce a sólo dos relojes.

   El personal de la ESA en su centro técnico, ESTEC, en los Países Bajos, está tratando de aislar la causa de los fallos, con la ayuda de los fabricantes de los relojes y los satélites.

   ESA también está en contacto con la agencia espacial india que utiliza los mismos relojes en su sistema de navegación por satélite. Hasta ahora, los indios no han experimentado los mismos fracasos.

   El tiempo preciso es el núcleo de todos los sistemas de navegación por satélite. Los relojes atómicos generan el código de tiempo que se transmite continuamente a los usuarios sobre el terreno para ayudarles a fijar una posición.

   Los relojes pasivos de maser de hidrógeno en Galileo están programados para una precisión de una milmillonésima de un segundo por día, o un segundo en tres millones de años.

   Este rendimiento debe dar a los usuarios precisiones que tienen errores de un metro o menos, significativamente mejor que el servicio abierto estándar de GPS.

   Un sistema Galileo completamente operativo prevé una constelación de 24, dividida en tres planos orbitales en el cielo. Pero también se requieren piezas de recambio, y con un satélite en órbita que se considera muy cercano al fracaso completo, por diferentes razones, es necesario que haya una producción casi continua de naves espaciales.

   Los cuatro últimos satélites se lanzaron como cuarteto en noviembre, y se esperan más este año.

   Galileo es un proyecto de la Comisión Europea, que emplea a la ESA como agente técnico y de adquisiciones. El coste del prouecto se estima en 7.000 millones de euros para 2020, sustancialmente más alto que el previsto originalmente por los estados miembros de la UE, informa la BBC.