Actualizado 18/11/2020 16:27 CET

El paracaídas de la ESA para Marte sigue dando problemas

Secuencia de despliegue del paracaidas de la ESA para Marte
Secuencia de despliegue del paracaidas de la ESA para Marte - ESA

   MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El sistema de paracaídas que ayudará a llevar el rover Rosalind Franklin ExoMars a Marte sigue dando problemas en las pruebas con elementos rediseñados, tras los dos ensayos fallidos del año pasado.

   En un ensayo realizado en Oregon el 9 de noviembre, la extracción y desaceleración del gram paracaídas procedió como se esperaba, el vehículo de prueba aterrizó de manera segura y se recuperaron los paracaídas de prueba. "Sin embargo, se produjeron algunos daños en el dosel (la tela desplegada), lo que apunta al proceso de inflación temprano como foco de mejoras adicionales", explica la ESA en un comunicado.

   "Aterrizar en Marte es extremadamente difícil, sin margen de error", dice Francois Spoto, líder del equipo del programa ExoMars. "La última prueba fue un buen paso adelante, pero aún no es el resultado perfecto que buscamos. Por lo tanto, utilizaremos los extensos datos de prueba que hemos adquirido para perfeccionar nuestro enfoque, planificar más pruebas y mantener el rumbo para nuestro lanzamiento en septiembre de 2022".

   El rover Rosalind Franklin y la plataforma de superficie Kazachok están encapsulados dentro de un módulo de descenso que será transportado a Marte por un módulo portador. El módulo de descenso está equipado con dos paracaídas, cada uno con su propio conducto piloto para extracción, para ayudar a reducir la velocidad antes de aterrizar en Marte. Una vez que la resistencia atmosférica haya frenado el módulo de descenso de alrededor de 21.000 a 1.700 kilómetros por hora, se desplegará el primer paracaídas. Unos 20 segundos después, a unos 400 kilómetros por hora, se abrirá el segundo paracaídas. Después de la separación de los paracaídas a aproximadamente 1 kilómetro sobre el suelo, los motores de frenado se activarán para llevar de manera segura la plataforma de aterrizaje a la superficie de Marte. La secuencia completa desde la entrada atmosférica hasta el aterrizaje toma solo seis minutos.

   El sistema completo de descenso en paracaídas necesita ser probado y verificado en la Tierra, para lo cual las pruebas de caída a gran altitud juegan un papel esencial para ayudar a representar la baja presión atmosférica en Marte, un aspecto vital cuando se considera el inflado del paracaídas.

   En la prueba del 9 de noviembre, la configuración de prueba vio el vehículo de prueba de caída elevado a una altura de 29 kilómetros en un globo estratosférico.

   El primer paracaídas principal tenía una bolsa de paracaídas mejorada y un refuerzo de Kevlar alrededor del dobladillo de ventilación (es decir, alrededor del 'orificio' de ventilación en el centro del paracaídas). El segundo paracaídas principal tenía varios anillos de refuerzo y una bolsa de paracaídas mejorada, pero no líneas de paracaídas reforzadas, que también están previstas. El segundo paracaídas completamente actualizado se utilizará en una prueba de caída en las instalaciones de Esrange de la Corporación Espacial Sueca en Kiruna, Suecia, a mediados de 2021. Los anillos de refuerzo se introdujeron para ayudar a prevenir el dramático desgarro de los toldos que se vio durante las pruebas en 2019.

DESGARROS EN EL PARACAIDAS

   Según la ESA, El cronograma de la última prueba, incluida la extracción y la desaceleración, fue exactamente según lo planeado. Sin embargo, después de la recuperación "se encontraron cuatro desgarros en el dosel del primer paracaídas principal y uno en el segundo paracaídas principal. El daño pareció ocurrir al inicio de la inflación, y el descenso ocurrió de otra manera nominalmente".

   El equipo ahora está analizando los datos de prueba para determinar mejoras adicionales para las próximas pruebas. La planificación está en marcha para futuras pruebas en la primera mitad del próximo año, para "calificar" el sistema completo de paracaídas listo para su lanzamiento en septiembre de 2022.

   Una vez alcance la región de Oxia Planum de Marte en junio de 2023, el rover Rosalind Franklin saldrá de la plataforma y comenzará su misión científica. Buscará sitios geológicamente interesantes para perforar debajo de la superficie, para determinar si alguna vez existió vida en nuestro planeta vecino.

Contador