Publicado 01/02/2021 18:37

Las Bases Antárticas Españolas Juan Carlos I y Gabriel de Castilla ya están operativas

La Base Antártica Española Gabriel de Castilla, en la isla Decepción, en la Antártida
La Base Antártica Española Gabriel de Castilla, en la isla Decepción, en la Antártida - VALENTÍN CARRERA/CSIC - Archivo

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las Bases Antárticas Españolas Juan Carlos I y Gabriel de Castilla ya están operativas, según ha informado el Ministerio de Ciencia e Innovación. El Buque Oceanográfico Sarmiento de Gamboa, que ha llevado a cabo las labores de apoyo logístico para la apertura, está en Punta Arenas (Chile) para recoger al segundo grupo de personal científico que desarrollará sus proyectos en las bases.

El 21 de enero desembarcó el personal, así como el material y víveres en la base Juan Carlos I, quedando esta operativa. La apertura de la base Gabriel de Castilla se llevó a cabo unos días más tarde, y quedó operativa el 25 de enero.

La dificultad en la apertura de esta última base radica en que isla Decepción es un volcán activo y existe un protocolo estricto para su vigilancia, lo que conlleva una serie de actuaciones específicas para la apertura de la base. A esto hay que sumar que en la campaña pasada la base se cerró con el semáforo que indica la actividad volcánica en amarillo (verde-amarillo-naranja-rojo), lo que obliga a un registro y comprobación de parámetros volcánicos más exhaustivo que en condiciones de actividad normal (verde) para abrir la base con seguridad.

Antes de la apertura de la base Juan Carlos I en la isla Livingston, el buque Sarmiento de Gamboa navegó hasta la isla Decepción, donde se encuentra la base Gabriel de Castilla, para desplegar dos sismógrafos que estuvieran tomando datos mientras se procedía a la apertura de la base Juan Carlos I y así tener un volumen mayor de datos. Una vez finalizados los trabajos de apertura de esta base, se regresó a isla Decepción para iniciar el procedimiento de apertura de la Gabriel de Castilla.

Tras el estudio e interpretación de los parámetros volcánicos registrados, el jefe la vigilancia volcánica (el Doctor Enrique Carmona, de la UGR) determinó el color del semáforo en amarillo que permitía el inicio de las operaciones para la apertura de la base en condiciones de seguridad.

Cabe señalar que la instrumentación desplegada registró el terremoto de magnitud 7.2 detectado en la Isla Elefante (a unos 300 kilómetros de las bases españolas) el 23 de enero. Las autoridades chilenas emitieron una alerta de tsunami para la región y el personal de la Juan Carlos I preparó la base ante esta posible eventualidad. La alerta de tsunami se desactivó unas horas después sin consecuencias.

Los proyectos científicos que ya se desarrollan en las bases están relacionados con la dinámica de los glaciares de la isla Livingston, aerosoles atmosféricos, toxicidad de metales traza en pingüinos, biometeorización de rocas y formación de suelos en las zonas polares, así como la vigilancia volcánica de la isla Decepción y los procesos geodinámicos activos relacionados. Y se continua con la toma de datos de las cuatro series históricas que proporcionan datos a redes internacionales, por ejemplo, de suelos congelados y datos sísmicos.

En ambas bases se contará con el apoyo de AEMET para la predicción meteorológica y del IGN para la vigilancia volcánica.