Actualizado 23/07/2012 20:43

El CSIC confirma a sus trabajadores la "superación de la situación transitoria de falta de liquidez"

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), perteneciente al Ministerio de Economía y Competitividad, ha transmitido a sus cerca de 15.000 trabajadores, de los que 3.000 son doctores de plantilla, la "superación de la situación transitoria de falta de liquidez", al haber recibido las transferencias pendientes por parte del Tesoro Público.

Así se desprende de un correo electrónico interno de carácter técnico y difundido a los gerentes de los centros de investigación, al que ha tenido acceso Europa Press, con origen en la Secretaría General Adjunta de Actuación Económica de la propia institución (SGAAE) y la firma del secretario general, Alberto Sereno Álvarez.

En concreto, estaba pendiente el pago de la Tesorería de unos 70 millones de euros, correspondientes a los meses de mayo y de junio, si bien desde el propio CSIC ya aseguraron que disponían de remanente suficiente, a pesar de este contratiempo, para pagar a sus científicos.

De hecho, fuentes del CSIC aseguraron a Europa Press que el Consejo tenía liquidez para realizar sus pagos, aunque ésta es inferior a la de años anteriores, debido a los retrasos en el pago de la Tesorería Pública y a que el organismo recibe menos financiación desde los Presupuestos Generales del Estado (PGE).

Precisamente, las cuentas del CSIC se han visto reducidas hasta en un 25 por ciento en los últimos cuatro Presupuestos Generales del Estado, al mismo tiempo que en un decreto aprobado el 30 de diciembre de 2011 el Ejecutivo decidió dar un 'tijeretazo' de 600 millones de euros a la I+D+i.

PRIORIZAR EL GASTO

Igualmente, el texto difundido entre los trabajadores del CSIC este 23 de julio, al que ha tenido acceso Europa Press, cree preciso extremar el control del gasto, de cara a hacer frente a los compromisos ineludibles conforme al plan de pagos establecido en la institución.

Entre otros puntos, asegura también que se va a seguir gestionando la nómina, "cuyo abono nunca estuvo en peligro", y la Secretaría General Adjunta de Actuación Económica remitirá a las respectivas Gerencias las instrucciones pertinentes, a fin de asegurar la mejor gestión de los recursos disponibles.

En otro texto anejo, se detalla que el gerente de cada centro, con la supervisión del director, priorizará la tramitación de los pagos indispensables, de acuerdo con los siguientes criterios: ejecución de proyectos para los que se haya recibido financiación externa; se consideran también prioritarios los pagos relacionados con suministros continuos cuyo impago pudiera llevar aparejado su interrupción; así como los viajes e inscripciones a Congresos cuando sean necesarios para la ejecución de los proyectos para los que se ha recibido financiación externa minimizando, en lo posible, el número de participantes.

Igualmente, se establece que, en el caso de las estancias breves, sólo se anticipará el importe de los desplazamientos y la cuantía a percibir correspondiente al primer mes. En los casos en que la estancia fuera superior a tres meses, transcurrido dicho plazo, las gerencias procederán a anticipar el importe correspondiente a otras tres mensualidades, y siempre que su Tesorería se lo permita, desaconsejándose los libramientos a justificar.

UN RETRASO EN LAS TRANSFERENCIAS

Así las cosas, la SGAAEE justifica que demora en el pago de las facturas, dentro de los plazos legalmente establecidos, "no puede ni debe interpretarse como una falta de capacidad" para hacer frente a los compromisos del CSIC. De hecho, insiste en que se trata de una "fórmula legal" para gestionar la Tesorería del CSIC, que no impide que se puedan seguir contrayendo durante 2012 las obligaciones que resulten necesarias para el correcto funcionamiento de los centros e institutos.

El texto enviado el pasado 16 de julio señalaba en este sentido que "en los últimos años", el CSIC había sufrido un "fuerte recorte en las transferencias recibidas del Ministerio de adscripción y ello, sumado a la disminución de los ingresos que se obtienen para el desarrollo de la actividad investigadora y el retraso en el cobro de parte de las subvenciones, ha originado problemas de falta de liquidez en la tesorería de esta Agencia".

Además, apuntaba que, como consecuencia de la aprobación del nuevo presupuesto, se están haciendo regularizaciones por parte de la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) y del Tesoro, de forma que en los últimos días éste "todavía no ha ingresado las transferencias corrientes y de capital del mes de mayo, ni del mes de junio".

Este mismo mail recalcaba que, "en tanto en cuanto no se recibieran ingresos en las cuentas del organismo y para asegurar el pago de las obligaciones ineludibles de esta Agencia (nómina del personal, seguridad social, tributos, devoluciones a Tesoro e intereses de demora) se debía proceder a paralizar, o al menos retrasar, los pagos".

En este sentido, fuentes del CSIC explicaron que, hasta la fecha, el órgano científico había conseguido ser el que pagaba sus facturas de forma más puntual entre todas las instituciones públicas, si bien estos últimos retrasos en las transferencias del Tesoro habían obligado a recordar que, como establece la Ley, los pagos podían dilatarse hasta en 40 días.

Con este escrito difundido en la tarde de este lunes el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, dentro de la legalidad de los 40 días, ha efectuado los pagos pendientes.