Actualizado 24/11/2014 13:50

El Gobierno planea dar más flexibilidad al CSIC y algunos OPI

Emilio Lora-Tamayo
CSIC

MADRID, 23 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno baraja modificar la vigente Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, aprobada por el anterior Ejecutivo socialista en 2011, para que el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y otros organismos públicos de investigación (OPI) puedan gozar de una mayor flexibilidad, según han confirmado a Europa Press en fuentes parlamentarias.

Precisamente, los Reyes presiden este lunes 24 de noviembre el acto conmemorativo del 75º aniversario del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

La flexibilidad es una reivindicación del colectivo científico que de hecho plasmó el presidente del máximo órgano de investigación de España durante un acto conmemorativo del 75 cumpleaños del CSIC en el Congreso de los Diputados.

"El CSIC necesita una ley específica que contemple al consejo como la organización pública y científica que es y como el símbolo de la ciencia que todos los españoles identifican. Ése sería el regalo de cumpleaños que necesita el consejo", reclamó Emilio Lora-Tamayo, presidente de la instutición en un acto en el Congreso, tal y como han venido solicitando desde hace casi 20 años sus predecesores en el cargo.

En concreto, el Grupo Popular está trabajando con la Secretaría de Estado de Investigación, que lidera Carmen Vela, y trabaja en dos opciones, o bien la elaboración de una ley 'ad hoc', como así lo solicicta el CSIC, o bien modificar la vigente ley de la ciencia, que es la opción que más peso tiene por el momento, según confirmaron las mismas fuentes.

De hecho, sostienen que el CSIC y la Secretaría de Estado están trabajando en la segunda vía, cambiar la Ley de la ciencia, aunque aún el proceso está "en fase embrionaria".

El presidente del CSIC, Emilio Lora-Tamayo, ha señalado en varias ocasiones que el consejo encara su futuro con el problema de los recursos humanos y la elevada edad media del personal investigador, así como la escasez de posiciones estables para atraer investigadores y la "falta absoluta" de posibilidades para incorporar personal técnico y administrativo.

Además, ha lamentado que, a diferencia de competidores internacionales y de algunos nacionales, el CSIC carece de la flexibilidad necesaria para una óptima gestión.

"El ministerio es consciente de ambos problemas y trabaja para paliarlos. Me consta que las Cortes conocen bien estos problemas y no quiero más que reiterar nuestro apoyo y esperanza en superarlos", señaló.