17 de febrero de 2020
 

¿Por qué las aves no tienen dientes? Para nacer antes

Actualizado 23/05/2018 10:58:08 CET
Embrión de ovirraptor
TZU-RUEI YANG

   MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

   La ausencia de dientes en las aves modernas se explica en un nuevo estudio porque permite un desarrollo más rápido del embrión en el huevo, de modo que los animales puedan eclosionar antes.

   La nueva hipótesis de unos científicos de la Univeridad de Bonn, cuestiona la explicación tradicional de que un cráneo sin dientes es más ligero y, por lo tanto, más adecuado para volar.

   Al respecto, opinan que esta hipótesis no explica por qué los picos se desarrollaron repetidamente en los dinosaurios carnívoros mesozoicos, que ciertamente no volaron, como es el caso de los dinosaurios similares a avestruces y los dinosaurios emplumados con aspecto de ave. Incluso antes de que Tyrannosaurus rex se ramificara desde la línea de los pájaros, se desarrollaron picos en algunos carnívoros del Jurásico.

   La otra hipótesis es que un pico es más adecuado para tomar ciertos alimentos. Esto concuerda con la observación de que muchas aves mesozoicas primitivas aún tenían dientes. Solo al final del Mesozoico los dientes de las aves desaparecen. Pero todavía es difícil entender por qué un pico es mucho mejor para alimentar que una boca llena de dientes, que también puede realizar tareas muy específicas, como es el caso de los mamíferos.

   El estudiante de doctorado Tzu-Ruei Yang, couator del estudio, publicado en Current Biology, dice en un comunicado: "Varios estudios recientes han sugerido que los cambios en la regulación génica son responsables de la pérdida de dientes en lugar de cambios en la dieta. Por lo tanto, puede haber un mecanismo desconocido que contribuya a la pérdida de dientes".

   Una posible explicación de por qué un pico desdentado se desarrolló independientemente varias veces en diferentes dinosaurios y pájaros proviene de la biología reproductiva de los dinosaurios.

   La investigación realizada por paleontólogos estadounidenses ha demostrado que los dientes tienen una tasa máxima de formación y que aproximadamente el 60 por ciento del tiempo de incubación se toma por la formación de los dientes. Yang explica: "El embrión básicamente tiene que esperar en el huevo hasta que sus dientes estén completamente desarrollados, solo entonces puede eclosionar".

   En el huevo, sin embargo, el embrión está indefenso y corre el riesgo de ser comido. Por lo tanto, la eclosión temprana tiene una gran ventaja. "La omisión de la formación de dientes que consume mucho tiempo podría haber sido una forma efectiva de acortar el peligroso período de incubación", dice Yang. "Los mamíferos no tienen este problema porque sus embriones están protegidos en el útero".

   El director de doctorado de Yang, Martin Sander, del Instituto Steinmann de Geología, Mineralogía y Paleontología de la Universidad de Bonn afirma: "La investigación actual reconoce cada vez más que muchas características de las aves ya han surgido en sus antepasados, los dinosaurios. El pico es uno de esos casos, pero nosotros mismos nos sorprendimos de que la tasa de formación de los dientes tenga un papel en la evolución ".