Actualizado 30/04/2021 20:16 CET

Un bioma del Mioceno ilustra la evolución de la selva tropical

Reconstrucción de la biota de Zhangpu
Reconstrucción de la biota de Zhangpu - NIGPAS

MADRID, 30 Abr. (EUROPA PRESS)

Un bioma del Mioceno recién descubierto en el sureste de China revela que existía una extraordinaria diversidad de especies dentro de una selva tropical de 14,7 millones de años y arroja luz sobre la evolución de este ecosistema.

Un grupo de investigación internacional dirigido por el profesor Wang Bo y el profesor Shi Gongle, del Instituto de Geología y Paleontología de Nanjing, recogió aproximadamente 25.000 muestras de ámbar con contenido fósil y unas 5.000 plantas fósiles en el condado de Zhangpu, provincia de Fujian, en el sureste de China, entre 2010 y 2019. Publican resultados en Science Advances.

La biota de Zhangpu, que incluye la biota de ámbar y los megafósiles coexistentes, es la biota de selva tropical estacional más rica descubierta hasta ahora. Revela que existió una extraordinaria diversidad de especies en una selva tropical de 14,7 millones de años y arroja luz sobre la evolución de la selva.

Diversos frutos alados de 'Dipterocarpaceae' y leguminosas, así como hojas de 78 árboles latifoliados diferentes, demuestran que las selvas tropicales estacionales se extendían más al norte que en la actualidad, ofreciendo una visión de los cambios que podrían tener lugar en un mundofuturo más cálido si los ecosistemas son capaces de adaptarse.

La biota del ámbar de Zhangpu contiene una fauna de artrópodos fósiles diversa y exquisitamente conservada y abundantes inclusiones botánicas y de otro tipo, como hongos, caracoles e incluso plumas. Las inclusiones botánicas incluyen briofitas (hepáticas y musgos) y plantas con flores.

Las inclusiones de artrópodos abarcan una impresionante variedad de más de 250 familias, entre las que se encuentran diversas arañas, ácaros, milpiés y al menos 200 familias de insectos de 20 órdenes. La altísima variedad de artrópodos hace que la biota del ámbar de Zhangpu sea una de las cuatro más ricas del mundo, junto con la ampliamente conocida biota del ámbar birmano del Cretácico (más de 568 familias), la biota del ámbar báltico del Eoceno (más de 550 familias) y la biota del ámbar dominicano del Mioceno (205 familias).

La fauna de insectos del ámbar de Zhangpu incluye muchas hormigas, abejas, crisopas, insectos palo, termitas y saltamontes que hoy están restringidos al sudeste asiático y/o a Nueva Guinea.

"El hallazgo más inesperado es que la gran diversidad de hormigas y colémbolos pertenecen todos a géneros vivos. Además, la gran mayoría de los insectos identificados anteriormente en el ámbar de Zhangpu, como los piojos de la corteza, los saltamontes, los escarabajos y las abejas, también pertenecen a géneros vivos", afirma el profesor Wang, citado por Phys.org.

Estos resultados sugieren que las comunidades de insectos de los bosques tropicales asiáticos han permanecido estables desde el Mioceno medio (hace al menos 15 millones de años). También ponen de manifiesto que las selvas tropicales actúan como museos de diversidad biológica a nivel genérico. La relativa estabilidad ecológica de estos entornos "megatérmicos" facilita la continua acumulación de diversidad de especies y los hace aún más valiosos de lo que se pensaba.

La biota de ámbar de Zhangpu es única porque las muestras no se extraen comercialmente y, en consecuencia, el censo de especies está mínimamente sesgado por el sesgo selectivo humano. Además, su edad precisa está bien delimitada por la datación radioisotópica y los fósiles de compresión/impresión de plantas asociados permiten la reconstrucción cuantitativa del clima antiguo.

En comparación con el clima moderno de Zhangpu, la diferencia más notable es que el clima del Mioceno medio tenía un invierno más cálido, lo que daba lugar a una temperatura relativamente estable durante todo el año.

En los escenarios de calentamiento global, el calentamiento invernal suele ser más pronunciado que el estival, y tiene efectos mayores y más generalizados en los ecosistemas terrestres y marinos. Reduce las "muertes invernales" y es beneficioso para la reproducción y el crecimiento de animales y plantas tropicales.

"Es probable que el calentamiento invernal haya sido uno de los principales impulsores de la expansión septentrional de la biota megatérmica en el sur de China durante el Óptimo Climático del Mioceno", afirma el profesor Shi.

Contador

Para leer más