Documentan el uso de biberones hace 7.000 años

Actualizado 25/09/2019 19:10:17 CET
Ejemplos de los primeros artefactos usados como biberones hace 7.000 años
Ejemplos de los primeros artefactos usados como biberones hace 7.000 años - KATHARINA REBAY-SALISBURY

   MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La primera evidencia de que los bebés prehistóricos fueron alimentados con leche animal usando el equivalente de los biberones modernos, data de hace unos 7.000 años.

Según publican en la revista 'Nature' investigadores de la Universidad de Bristol, los posibles recipientes de alimentación infantil, hechos de arcilla, aparecen por primera vez en Europa en el Neolítico (alrededor de 5.000 aC), convirtiéndose en algo más común a lo largo de las edades de bronce y hierro.

   Los vasos generalmente son lo suficientemente pequeños como para caber dentro de las manos de un bebé y tienen un pico a través del cual se puede succionar el líquido. A veces tienen pies y tienen forma de animales imaginarios. A pesar de esto, a falta de evidencia directa de su función, se ha sugerido que también pudieron servir para alimentar a personas débiles o enfermas.

   Los investigadores querían comprobar si se trataba de recipientes de alimentación infantil (biberones), por lo que seleccionaron tres ejemplos encontrados en tumbas infantiles muy raras en Baviera, pequeños (de unos 5 a 10 centímetros de ancho) con un pico extremadamente estrecho.

   El equipo utilizó un enfoque químico e isotópico combinado para identificar y cuantificar los residuos de alimentos encontrados dentro de los vasos y comprobaron que las botellas contenían leche de rumiantes de ganado domesticado, ovejas o cabras.

   La presencia de estos tres recipientes obviamente especializados en tumbas infantiles combinada con la evidencia química confirma que estos recipientes se usaron para alimentar a los bebés con leche animal, ya sea en lugar de leche humana y/o durante el destete como alimentación suplementaria.

   Antes de este estudio, la única evidencia de destete provenía del análisis isotópico de los esqueletos infantiles, pero esto solo podía dar pautas aproximadas de cuándo los niños fueron destetados, no qué estaban comiendo/bebiendo. Por lo tanto, el estudio proporciona información importante sobre la lactancia materna y las prácticas de destete, y la salud infantil y materna en la prehistoria.

   Este es el primer estudio que ha aplicado este método directo de identificación de alimentos de destete a bebés en el pasado y abre el camino para las investigaciones sobre la alimentación de vasos de otras culturas antiguas en todo el mundo.

   La autora principal, la doctora Julie Dunne, de la Facultad de Química de la Universidad de Bristol, explica que "estos recipientes muy pequeños y sugerentes nos brindan información valiosa sobre cómo y qué bebés fueron alimentados hace miles de años, proporcionando una conexión real con las madres y los bebés del pasado".

   Recuerda que "recipientes similares, aunque raros, aparecen en otras culturas prehistóricas (como Roma y la antigua Grecia) en todo el mundo. Idealmente, nos gustaría llevar a cabo un estudio geográfico más amplio e investigar si sirvieron para el mismo propósito", añade.

   La socia del proyecto, la doctora Katharina Rebay-Salisbury, del Instituto de Arqueología Oriental y Europea de la Academia de Ciencias de Austria, que dirige un proyecto financiado por el ERC sobre la maternidad en la prehistoria, agrega: "Criar bebés en la prehistoria no fue una tarea fácil. Nosotros estamos interesados en investigar las prácticas culturales de la maternidad, que tuvieron profundas implicaciones para la supervivencia de los bebés. Es fascinante poder ver, por primera vez, qué alimentos contienen estos vasos".

   Por su parte, el profesor Richard Evershed, que dirige la Unidad de Geoquímica Orgánica de Bristol y es coautor del estudio, añade que "es un ejemplo sorprendente de cómo la información biomolecular consistente, adecuadamente integrada con la arqueología de estos objetos raros, ha proporcionado una visión fascinante en un aspecto de la vida humana prehistórica tan familiar para nosotros hoy".

Contador