Publicado 07/07/2020 12:24:40 +02:00CET

Hallada un tipo inédito de figuras humanas neolíticas hechas de sílex y usadas para ritos funerarios

Conjunto de figuritas de sílex descubierto en la excavación de Kharaysin, en Jordania
Conjunto de figuritas de sílex descubierto en la excavación de Kharaysin, en Jordania - CSIC - Archivo

   MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Las figuras con forma humana empezaron a ser comunes en el Neolítico temprano, hace unos 9.000 años, aunque su significado y función no han sido esclarecidos totalmente. Anteriormente, lo más común era la iconografía de animales, con muy pocas excepciones, como las Venus paleolíticas.

   Ahora, un equipo liderado por científicos del CSIC de la Institución Milá y Fontanals de Investigación en Humanidades (IMF) ha hallado figuritas con forma humana hechas de sílex que fueron usadas para rituales funerarios neolíticos.

   Se trata de un tipo de estatuilla que nunca se había visto y que, por tanto, puede arrojar luz sobre el nacimiento de los rituales funerarios, la conciencia de comunidad, y sobre las ceremonias de recuerdo de los difuntos. Los resultados del trabajo se publican en la revista 'Antiquity'.

   Las figuritas, varias decenas, tienen una antigüedad de entre 9.000 y 10.000 años, y fueron halladas en la excavación de Kharaysin, en Jordania. El hallazgo tiene dos novedades. Una de ellas es el material y el soporte, lascas y láminas de sílex, normalmente asociadas a la producción de herramientas cotidianas. Hasta ahora, todas las figuritas halladas estaban hechas de arcilla o, más raramente, de hueso.

   La segunda novedad es la función simbólica funeraria que parece que tenían. Y es que la mayoría de ellas se hallaron en una zona de enterramientos, un cementerio neolítico con indicios de rituales.

CEREMONIAS Y RITUALES HABITUALES EN EL NEOLÍTICO

   El lugar donde se hallaron la mayoría de ellas contiene siete tumbas originales. Juan José Ibañez, científico del CSIC e investigador principal del trabajo, explica que "hay señales de que algunas de las tumbas fueron abiertas tiempo después del entierro y de que los huesos fueron extraídos, manipulados e inhumados nuevamente".

   De hecho, en un caso, el cráneo fue extraído de la tumba. Otro de los cuerpos fue desenterrado de algún otro lugar y enterrado nuevamente en esta área. Este tipo de ritual no era extraño en el Neolítico.

   Las figuritas de Kharaysin estaban dispuestas alrededor de los restos humanos. Todo ello apunta a que tenían un "significado funerario y que fueron usadas en rituales de recuerdo", según explica el investigador. Esta es, según indican los científicos, la explicación más plausible.

   Las figuras tienen un tamaño de entre 2 y 5 centímetros y forma alargada. Todas presentan dos muescas en cada lado, arriba y abajo, que corresponden a la forma del cuello y la cintura. "Cuando analizamos la forma, fue evidente que esas muescas no habían sido usadas para un sistema de ligadura, ya que en el extremo opuesto del objeto de sílex no hallamos áreas activas cortantes", explica por su parte Ferran Borrell, científico del CSIC en la IMF. Éste y otros detalles les hicieron descartar el uso de estos objetos como herramientas.

   Entonces surgió la idea de que podrían estar representando siluetas humanas, algo que al principio se consideró "con escepticismo". Pero la aparición de indicios, como los diversos tamaños y morfologías y, sobre todo, la similitud de su forma con las esculturas humanas neolíticas encontradas en el yacimiento cercano de Ain Ghazal, confirmó que representaban formas humanas.

   "La diversidad en las formas es intrigante. El conjunto presenta dos tipos de contornos, uno más irregular y el otro más delgado. Algunas figuritas son más grandes que otras, unas son simétricas y otras asimétricas, y algunas incluso parecen tener algún tipo de atractivo ¿los creadores de las figuras estaban pensando en individuos específicos?", se preguntan los científicos. En cualquier caso, todo indica que "los primeros agricultores usaron estas estatuillas para expresar creencias y sentimientos, y para mostrar su apego a los fallecidos", dicen los autores.

   "Nuestro estudio muestra que los primeros granjeros llevaron a cabo rituales de memoria alrededor de los cementerios donde no solo se volvieron a abrir tumbas y se manipularon y volvieron a depositar huesos humanos, sino que también se hicieron y depositaron figurillas de sílex que representaban al difunto --aseguran--. Este comportamiento sugiere que las creencias relacionadas con la vinculación con los fallecidos fueron ampliamente compartidas por todos los miembros de la comunidad que participaron en los rituales de recuerdo".

LA FIGURA HUMANA, UNA REVOLUCIÓN ARTÍSTICA Y CULTURAL

   La representación de la forma humana en los objetos de la Prehistoria y especialmente en el Neolítico es un asunto enigmático para la arqueología. En el Paleolítico, hace entre 35.000 y 15.000 años, aparecieron las Venus, estatuillas que representaban el cuerpo femenino.

   Pero estas Venus son una excepción en una iconografía dominada por las figuras de animales, como se puede observar, por ejemplo, en la cueva de Altamira. El porqué de las escasas representaciones humanas es un misterio.

   No fue hasta el Neolítico, una época revolucionaria con la aparición de la agricultura y la ganadería, que la representación del cuerpo humano empezó a hacerse común. La razón de este cambio artístico y cultural no está esclarecida. Por eso, trabajos como este despiertan un gran interés para la comunidad científica.

   En el estudio, liderado por el CSIC, han participado también científicos de la Pontificia Facultad de San Esteban de Salamanca; de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria; de la Universidad de Cantabria; de la Universitat Autònoma de Barcelona; y de la Universidad de Burgos; así como de la Université Paul Valéry (Francia) y de la Durham University (Reino Unido).