Actualizado 15/06/2021 10:21 CET

Nueva extraña especie fósil de lagarto se había tomado por pájaro

Aspecto de la nueva especie de lagarto ancestral
Aspecto de la nueva especie de lagarto ancestral - EDWARD STANLEY, FLORIDA MUSEUM

   MADRID, 15 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Restos fósiles de un animal identificado por primera vez como un dinosaurio aviar del tamaño de un colibrí corresponden en realidad a un lagarto, según nueva evidencia presentada en Current Biology.

   La nueva especie, llamada Oculudentavis naga en honor al pueblo Naga de Myanmar e India, está representada por un esqueleto parcial que incluye un cráneo completo, exquisitamente conservado en ámbar con escamas visibles y tejido blando. El espécimen pertenece al mismo género que Oculudentavis khaungraae, cuya descripción original como el ave más pequeña conocida fue retractada el año pasado. Los dos fósiles se encontraron en la misma área y tienen aproximadamente 99 millones de años.

   El equipo, dirigido por Arnau Bolet del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont de Barcelona, utilizó tomografías computarizadas para separar, analizar y comparar digitalmente cada hueso de las dos especies, descubriendo una serie de características físicas que identifican a los pequeños animales como lagartos. Oculudentavis es tan extraño, sin embargo, era difícil de clasificar sin un examen detenido de sus características, dijo Bolet.

   "El espécimen nos desconcertó a todos al principio porque si era un lagarto, era muy inusual", dijo en un comunicado.

   Bolet y sus colegas expertos en lagartos de todo el mundo notaron por primera vez el espécimen mientras estudiaban una colección de fósiles de ámbar adquiridos en Myanmar por el gemólogo Adolf Peretti.

   El herpetólogo Juan Diego Daza examinó el cráneo pequeño e inusual, conservado con una pequeña porción de los huesos de la columna y los hombros. Él también estaba confundido por su extraña variedad de características: ¿podría ser algún tipo de pterodáctilo o posiblemente un antiguo pariente de los lagartos monitores?

   "Desde el momento en que subimos la primera tomografía computarizada, todos intercambiaron ideas sobre lo que podría ser", dijo Daza, profesor asistente de ciencias biológicas en la Universidad Estatal Sam Houston. "Al final, una mirada más cercana y nuestros análisis nos ayudan a aclarar su posición".

   Las principales pistas de que el animal misterioso era un lagarto incluían la presencia de escamas; dientes adheridos directamente a su mandíbula, en lugar de encajados en cuencas, como estaban los dientes de dinosaurio; estructuras oculares con forma de lagarto y huesos de los hombros; y un hueso del cráneo en forma de palo de hockey que se comparte universalmente entre los reptiles escamosos, también conocidos como escamatos.

   El equipo también determinó que los cráneos de ambas especies se habían deformado durante la conservación. El hocico de Oculudentavis khaungraae se comprimió en un perfil más estrecho, más parecido a un pico, mientras que el cráneo de O. naga, la parte del cráneo que encierra el cerebro, se comprimió. Las distorsiones destacaron características de aves en un cráneo y características de lagartijas en el otro, dijo el coautor del estudio Edward Stanley, director del Laboratorio de Descubrimiento y Diseminación Digital del Museo de Historia Natural de Florida.

   "Imagínese tomando un lagarto y pellizcando su nariz en forma triangular", dijo Stanley. "Se parecería mucho más a un pájaro".

   Sin embargo, las proporciones del cráneo de pájaro de Oculudentavis no indican que esté relacionado con las aves, dijo la coautora del estudio, Susan Evans, profesora de morfología y paleontología de vertebrados en el University College de Londres.

   "A pesar de presentar un cráneo abovedado y un hocico largo y afilado, no presenta caracteres físicos significativos que puedan usarse para mantener una relación cercana con las aves, y todas sus características indican que es un lagarto", dijo.