Actualizado 22/11/2018 10:54 CET

Nueva línea temporal para la evolución de los primeros humanos

Paisaje actual de la Cuna de la Humanidad
ROBYN PICKERING

   MADRID, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

   Trece años de dataciones geoquímicas han proporcionado una línea temporal para los fósiles de las cuevas dentro de la denominada Cuna de la Humanidad, en Sudáfrica, así como del clima imperante entonces.

   Publicado en 'Nature', el trabajo corrige los supuestos de que las cuevas ricas en fósiles de la región nunca podrían estar relacionadas entre sí. De hecho, la investigación sugiere que los fósiles de la 'Cuna de la Humanidad' datan de solo seis periodos de tiempo específicos.

   "A diferencia del trabajo anterior de datación, que a menudo se centraba en una cueva, a veces incluso solo una cámara de la cueva, proporcionamos edades directas para ocho cuevas y un modelo para explicar la edad de todos los fósiles de toda la región", explica la doctora Robyn Pickering, del Departamento de Ciencias Geológicas de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Ciudad del Cabo. "Ahora podemos vincular los hallazgos de cuevas separadas y crear una imagen mejor de la historia evolutiva en el sur de África", añade.

   La cuna de la humanidad es un sitio del patrimonio mundial formado por complejas cuevas de fósiles. Es el sitio de homininos tempranos más rico del mundo y alberga a casi el 40 por ciento de todos los fósiles de ancestros humanos conocidos, incluido el famoso cráneo 'Australopithecus africanus', apodado Señora Ples.

SEIS VENTANAS DE TIEMPO ENTRE HACE 3 Y 1 MILLONES DE AÑOS

   Usando la datación de uranio-plomo, los investigadores analizaron 28 capas de piedra de colada (fenómeno geológico en el que el agua presenta un flujo laminar sobre una superficie) que se encontraron intercaladas entre sedimentos ricos en fósiles en ocho cuevas a lo largo de la Cuna. Los resultados revelaron que los fósiles en estas cuevas datan de seis ventanas de tiempo estrechas entre 3,2 y 1,3 millones de años atrás.

   "Las piedras de flujo son la clave --dice Pickering en un comunicado--. Sabemos que solo pueden crecer en cuevas durante los tiempos húmedos, cuando hay más lluvia fuera de la cueva. Al datar las piedras de colada, estamos destacando estos tiempos de mayor precipitación. Por lo tanto, sabemos que, durante los tiempos intermedios, cuando las cuevas estaban abiertas, el clima era más seco y más parecido al que experimentamos actualmente".

   Esto significa que los primeros homínidos que vivieron en Cradle experimentaron grandes cambios en el clima local, de condiciones más húmedas a más secas, al menos seis veces entre 3 y 1 millón de años atrás. Sin embargo, solo se conservan en las cuevas los tiempos más secos, lo que distorsiona el registro de la evolución humana temprana.

   Hasta ahora, la falta de métodos de datación para los fósiles de Cradle dificultaba a los científicos comprender la relación entre las especies de homininos del este y del sur de África. Por otra parte, a menudo se ha considerado que el registro sudafricano no se puede fechar, en comparación con África oriental, donde las capas de cenizas volcánicas permiten la datación de alta resolución.

   El profesor Andy Herries, coautor del estudio en la Universidad La Trobe, en Australia, señala que "aunque el registro sudafricano fue el primero en mostrar a África como el punto de origen de los humanos, la complejidad de las cuevas y su difícil datación han supuesto que el registro sudafricano haya sido difícil de interpretar".

   "En este estudio, mostramos que las piedras de flujo en las cuevas pueden actuar casi como las capas volcánicas del este de África, formándose en diferentes cuevas al mismo tiempo, lo que nos permite relacionar directamente sus secuencias y fósiles en una secuencia regional", dice.

   Pickering comenzó a datar las cuevas de la Cuna de la Humanidad en 2005 como parte de su investigación de doctorado. Esta nueva publicación es el resultado de 13 años de trabajo y reúne a un equipo de 10 científicos de Sudáfrica, Australia y Estados Unidos. Los resultados devuelven la Cuna a la vanguardia y abren nuevas oportunidades para que los científicos respondan a preguntas complejas sobre la historia de la humanidad en la región.

Para leer más