El oro de Troya provino de extensas redes comerciales

Anillos para el cabello (arriba a la izquierda), un alfiler (abajo a la izquierda), collares (centro) y una gargantilla (abajo a la derecha) se encontraban entre un total de 26 objetos de oro de Poliochni en Lemnos examinados por el equipo.
Anillos para el cabello (arriba a la izquierda), un alfiler (abajo a la izquierda), collares (centro) y una gargantilla (abajo a la derecha) se encontraban entre un total de 26 objetos de oro de Poliochni en Lemnos examinados por el equipo. - UNIVERSIDAD DE TUBINGA
Publicado: lunes, 5 diciembre 2022 11:00

   MADRID, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

   El oro en objetos de Troya, Poliochni (isla de Lemnos), Ur en Mesopotamia y Georgia tienen el mismo origen geográfico, lo que confirma que se comerciaba a grandes distancias.

   Este descubrimiento ha sido realizado por un equipo internacional de investigadores utilizando un innovador método láser móvil para analizar muestras de las famosas joyas de la Edad del Bronce Temprano de Troya y Poliochni. Los resultados han sido publicados en Journal of Archaeological Science.

   El estudio fue iniciado por Ernst Pernicka, director científico del Centro de Arqueometría Curt-Engelhorn (CEZA) en los Museos Reiss-Engelhorn en Mannheim y director del proyecto Troya de la Universidad de Tübingen, y Barbara Horejs, directora del Instituto Arqueológico de Austria (ÖAI) en la Academia de Ciencias de Austria en Viena.

   Su equipo internacional reunió a científicos y arqueólogos del Centro de Arqueometría Curt-Engelhorn, el Instituto Arqueológico de Austria en Viena y el Museo Arqueológico Nacional de Atenas.

   Desde que Heinrich Schliemann descubrió el Tesoro de Príamo en Troya en 1873, el origen del oro ha sido un misterio.

   El profesor Pernicka y el equipo internacional ahora han podido demostrar que se deriva de lo que se conoce como depósitos secundarios, como ríos, y que su composición química no solo es idéntica a la de los objetos de oro del asentamiento de Poliochni en Lemnos y de las tumbas reales en Ur en Mesopotamia, sino también con la de objetos de Georgia. "Esto significa que debe haber vínculos comerciales entre estas regiones remotas", dice Pernicka.

   El estudio fue posible gracias a un sistema de ablación láser portátil (pLA) que permitió al equipo realizar una extracción mínimamente invasiva de muestras de joyería en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Los collares, colgantes, pendientes y gargantillas del museo son tan preciosos que no está permitido transportarlos a un laboratorio ni realizar ningún examen que deje una marca visible en los objetos.

   Todos los métodos disponibles anteriormente fallaron debido a al menos una de estas restricciones. Por el contrario, trabajando en el sitio, el dispositivo láser portátil derrite un agujero tan pequeño en los artículos que no se puede ver a simple vista. Pernicka y su equipo en el Centro de Arqueometría Curt-Engelhorn en Mannheim pudieron investigar la composición de las muestras utilizando espectrometría de masas.

   Además del oro, las joyas históricas siempre contienen otros elementos como plata, cobre, zinc, paladio y platino. Dependiendo de la aleación, los científicos pueden crear un perfil químico distinto para los hallazgos y utilizarlo para sacar conclusiones. Por ejemplo, las altas concentraciones de zinc, paladio y platino en las joyas de Troya son una clara señal de que el oro utilizado para crear las piezas fue lavado de un río en forma de polvo de oro.

   Los investigadores también pudieron demostrar que las joyas fueron producidas en masa por talleres y no solo como artículos individuales. Esta es la única explicación razonable, por ejemplo, para la presencia de la misma cantidad de platino y paladio en los discos de oro en collares del mismo diseño que se encontraron en diferentes sitios.

   En total, el equipo de investigadores estudió 61 artefactos, todos originarios de la Edad del Bronce Temprano entre 2500 y 2000 a.C. Este es también el período del famoso Tesoro de Príamo, que Schliemann atribuyó erróneamente al mítico rey de Troya de la Ilíada.

   Los expertos también han debatido durante mucho tiempo el origen del oro de las tumbas reales de Ur. No hay fuentes naturales de oro en Mesopotamia, por lo que se creía que el oeste de Anatolia, que también fue la ubicación de Troya, era una posible fuente. "Sin embargo, también se han considerado otras regiones bastante diferentes que se sabe que han tenido fuertes vínculos comerciales con Ur", dice Pernicka.

   Los estudios arqueológicos comparativos han demostrado, a partir de artículos sorprendentemente similares, que se usaban en la Edad del Bronce Antiguo en una gran área geográfica, que se extendía desde el Egeo hasta el valle del Indo en lo que ahora es Pakistán: sellos oficiales y pesos estandarizados, aretes con los mismos patrones en espiral, piedras preciosas como el lapislázuli o la reluciente cornalina. "Los nuevos datos arqueométricos abren un marco sólido y global para nuestros modelos de sociedades, sus redes y la importancia de los recursos hace unos 4.500 años", dice Horejs.

   Sin embargo, los investigadores no pudieron determinar de una vez por todas el origen preciso del oro de Troya, dice Pernicka en un comunicado: "Si observamos la proporción de oligoelementos en el oro de Troya, Poliochni y Ur, el oro de la Edad del Bronce de Georgia correlaciona la más cercano a los sitios de hallazgo declarados. Pero aún nos faltan datos y estudios de otras regiones y de otros objetos para establecer esta suposición".

Más información