Actualizado 25/04/2016 18:42 CET

Reproducen canciones latinas cifradas en neumas hace mil años

Cantos de consolación
UNIVERSIDAD DE CAMBRIDGE

   MADRID, 25 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Un antiguo repertorio musical se ha escuchado por primera vez en 1.000 años después de haber sido 'reconstruido' por un investigador de Cambridge y un artista de clase mundial de la música medieval.

   'Cantos de Consolación', interpretado en el Pembroke College Chapel de Cambridge el 23 de abril , se interpreta a partir de neumas (símbolos que representan la notación musical en la Edad Media) y se basa principalmente en una hoja del manuscrito del siglo 11 que fue robado de Cambridge y se presumió perdido durante 142 años.

   El concierto -- difundido en Youtube-- pone música a fragmentos poéticos de la gran obra del filósofo romano Boecio 'La consolación de la filosofía'. Una de las obras más leídas e importantes de la Edad Media, fue escrita por Boecio durante el siglo VI, mientras estaba preso y antes de ser ejecutado por traición. Tal fue su importancia que fue traducido por muchas figuras importantes de la historia británica, incluyendo el rey Alfredo el Grande, el pensador Geoffrey Chaucer e Isabel I.

Previa YoutubeCargando el vídeo....

   Cientos de canciones latinas se registraron en neumas desde el siglo IX hasta el XIII. Estas incluyen pasajes de obras clásicas de Horacio y Virgilio, hasta autores antiguos como Boecio, y textos medievales desde lamentos a canciones de amor.

   Sin embargo, la tarea de interpretar este tipo de obras antiguas hoy en día no es tan simple como la lectura y la simple reproducción de la música. Hace 1.000 años, la música fue escrita de una manera que registró los contornos melódicos, pero no notas como los músicos de hoy las reconocerían; apoyándose en tradiciones sonoras y la memoria de los músicos para darles vida. Debido a que estas tradiciones sonoras se extinguieron en el siglo 12, se ha pensado a menudo imposible reconstruir la música "perdida" de esta época - precisamente porque los tonos son desconocidos.

   Ahora, después de más de dos décadas de arduo trabajo en la identificación de las técnicas utilizadas para establecer formas de verso particular, la investigación llevada a cabo por el experto de la Universidad de Cambridge Sam Barrett le ha permitido reconstruir las melodías de la hoja redescubierta del siglo XI 'Cambridge Songs'.