9 de abril de 2020
 
Actualizado 17/02/2020 13:28:13 +00:00 CET

Solución al enigma de las huellas de dinosaurio en el techo de una cueva

Huellas en el techo de la cueva de Mont Morgan
Huellas en el techo de la cueva de Mont Morgan - UNIVERSIDAD DE QUEENSLAND - Archivo

   MADRID, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El misterio que rodea las huellas de dinosaurios en el techo de una cueva en el centro de Queensland (Australia) ha sido resuelto después de más de medio siglo.

   "Los exámenes anteriores de las huellas del techo sugirieron un comportamiento de dinosaurio muy curioso; que un terópodo carnívoro caminaba sobre las cuatro patas. No se supone que T. rex usó sus brazos para caminar, y tampoco esperábamos que uno de sus parientes depredadores anteriores de hace 200 millones de años lo hiciera", explica en un comunicado el paleontólogo de la Universidad de Queensland Anthony Romilio.

   Junto a su equipo quería determinar si este dinosaurio se movía usando sus pies y brazos, pero encontraron que acceder al material de investigación era difícil.

   "Durante una década, el yacimiento de huellas de Mount Morgan ha estado cerrado, y las fotografías publicadas en la década de 1950 no muestran las cinco huellas existentes", dijo Romilio.

   Sin embargo, este investigador tuvo una oportunidad de reunirse con la dentista local, la doctora Roslyn Dick, cuyo padre encontró muchos fósiles de dinosaurios a lo largo de los años.

   "Nuestro padre era geólogo e informó sobre las cuevas de Mount Morgan que contenían las huellas de dinosaurios en 1954. Además de su relato publicado, tenía fotografías de alta resolución y cuadernos detallados, y mis hermanas y yo lo habíamos guardado todo. Incluso tenemos su yeso de huella de dinosaurio almacenado", explicó Dick.

   Romilio dijo que la riqueza y la condición de la 'información sobre dinosaurios' archivada por la doctora Dick y sus hermanas fue increíble.

   "He digitalizado las fotos analógicas e hice un modelo virtual en 3-D de la huella del dinosaurio. En combinación con nuestra comprensión actual de los dinosaurios, contó una historia bastante clara".

   El equipo primero concluyó que las cinco huellas eran impresiones de los pies, que ninguna era huella de dinosaurios terópodos. Además, los dedos extendidos y el dedo medio moderadamente largo de las huellas parecían huellas de dinosaurios herbívoros de dos patas, que diferían de las huellas de terópodos.

   "En lugar de un dinosaurio caminando sobre cuatro patas, parece que tenemos dos dinosaurios por el precio de uno, ambos comedores de plantas que caminaron bípedos a lo largo de la orilla de un antiguo lago", dijo Romilio.

   "Las huellas que recubren el techo de la cueva no fueron hechas por dinosaurios colgando boca abajo, sino que los dinosaurios caminaron sobre el sedimento del lago y estas huellas estaban cubiertas de arena. En las cuevas de Mount Morgan, el sedimento más suave del lago se erosionó y dejó rellenos de arenisca más dura".

   La investigación ha sido publicada en Historical Biology.