Un superdepredador del Cámbrico buscaba presas blandas y no crujientes

Anomalcaris canadensis
Anomalcaris canadensis - KATRINA KENNY
Actualizado: miércoles, 5 julio 2023 8:57

   MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Estudios biomecánicos sobre las 'patas' delanteras parecidas a las de arácnidos del superdepredador marino extinto Anomalocaris canadensis probablemente era mucho más débil de lo que se suponía.

   Con 60 centímetros --uno de los animales más grandes que vivieron durante el Cámbrico-- Anomalocaris canadensis probablemente era ágil y rápido, y se lanzaba tras presas blandas en aguas abiertas en lugar de perseguir criaturas de caparazón duro en el fondo del océano, según concluye el nuevo estudio, que se publica en la revista Proceedings of the Royal Society B.

   Descubierto por primera vez a fines del siglo XIX, Anomalocaris canadensis, que significa "camarón extraño de Canadá" en latín, fue considerado durante mucho tiempo responsable de algunos de los exoesqueletos de trilobites aplastados y con cicatrices que los paleontólogos han encontrado en el registro fósil.

   "Eso no me sentó bien, porque los trilobites tienen un exoesqueleto muy fuerte, que esencialmente hacen de roca, mientras que este animal en su mayoría habría sido suave y blando", dijo el autor principal Russell Bicknell, investigador postdoctoral en la División de Paleontología del American Museum of Natural History, quien realizó el trabajo mientras estaba en la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia.

   Investigaciones recientes sobre las piezas bucales blindadas y en forma de anillo de A. canadensis ponen en duda la capacidad del animal para procesar alimentos duros. El último estudio se propuso investigar si los apéndices frontales largos y espinosos del depredador podrían hacer el trabajo en su lugar.

   El primer paso para el equipo de investigación, que incluía a científicos de Alemania, China, Suiza, el Reino Unido y Australia, fue construir una reconstrucción en 3D de A. canadensis a partir de los fósiles extraordinariamente bien conservados, pero aplanados, del animal que se han encontrado en Burgess Shale, Canadá, de 508 millones de años de antigüedad. Utilizando modernos escorpiones látigo y arañas látigo como análogos, el equipo pudo demostrar que los apéndices segmentados del depredador podían agarrar presas y podían estirarse y flexionarse.

   Se utilizó una técnica de modelado llamada análisis de elementos finitos para mostrar los puntos de tensión y tensión en este comportamiento de agarre de A. canadensis, lo que ilustra que sus apéndices se habrían dañado al agarrar presas duras como los trilobites. Los investigadores utilizaron la dinámica de fluidos computacional para colocar el modelo 3D del depredador en una corriente virtual para predecir qué posición del cuerpo probablemente usaría mientras nada.

   La combinación de estas técnicas de modelado biomecánico, utilizadas juntas en un artículo científico por primera vez, pinta una imagen diferente de A. canadensis de lo que se suponía anteriormente. El animal probablemente era un nadador veloz, que perseguía presas blandas en la columna de agua con sus apéndices frontales extendidos.

   "Las concepciones anteriores eran que estos animales habrían visto la fauna de Burgess Shale (una formación rocosa repleta de fósiles) como una mezcla heterogénea, persiguiendo lo que quisieran, pero estamos descubriendo que la dinámica de las redes tróficas del Cámbrico probablemente era mucho más compleja de lo que pensábamos", dijo Bicknell.