Actualizado 14/09/2021 12:03 CET

Las uniones entre primos fueron la excepción en el mundo prehistórico

Los investigadores examinaron el ADN extraído de restos humanos antiguos en busca de signos genómicos de parentesco.
Los investigadores examinaron el ADN extraído de restos humanos antiguos en busca de signos genómicos de parentesco. - MPI FOR EVOLUTIONARY ANTHROPOLOGY

   MADRID, 14 Sep. (EUROPA PRESS) -

   Los humanos antiguos rara vez elegían a sus primos como pareja, una práctica que en la actualidad alcanza a más del 10 por ciento de los matrimonios en todo el mundo.

   Investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania, y la Universidad de Chicago volvieron a analizar los datos de ADN publicados anteriormente de humanos antiguos que vivieron durante los últimos 45.000 años para descubrir lo común que era la estrecha relación parental entre nuestros antepasados. Los resultados son sorprendentes: los humanos antiguos rara vez eligieron a sus primos como compañeros.

   En un conjunto de datos global de 1.785 personas, solo 54, es decir, alrededor del tres por ciento, muestran los signos típicos de que sus padres son primos. Esos 54 no se agruparon en el espacio o el tiempo, lo que demuestra que los apareamientos de primos fueron eventos esporádicos en las poblaciones antiguas estudiadas. En particular, incluso para los cazadores-recolectores que vivieron hace más de 10.000 años, las uniones entre primos fueron la excepción.

   Para analizar un conjunto de datos tan grande, los investigadores desarrollaron una nueva herramienta computacional para analizar el ADN antiguo en busca de parentesco con los padres. Detecta grandes extensiones de ADN que son idénticas en las dos copias de ADN, una heredada de la madre y otra del padre. Cuanto más relacionados estén los padres, más largos y abundantes serán estos segmentos idénticos.

   Para los datos de ADN modernos, los métodos computacionales pueden identificar estos tramos con facilidad. Sin embargo, la calidad del ADN de los huesos que tienen miles de años es, en la mayoría de los casos, demasiado baja para aplicar estos métodos. Por lo tanto, el nuevo método llena los vacíos en los genomas antiguos al aprovechar los datos de ADN modernos de alta calidad. "Al aplicar esta nueva técnica, podríamos analizar más de diez veces más genomas antiguos de lo que era posible anteriormente", dice en un comunicado Harald Ringbauer del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, el investigador principal del estudio.

   Más allá de identificar apareamientos de parientes cercanos, el nuevo método también permitió a los investigadores estudiar la relación de antecedentes. Tal relación se origina a partir de las muchas relaciones distantes desconocidas dentro de poblaciones pequeñas.

   Como resultado clave, los investigadores encontraron un impacto demográfico sustancial de la innovación tecnológica de la agricultura. Esto siempre fue seguido por una marcada disminución en la relación con los padres de fondo, lo que indica un aumento del tamaño de la población. Al analizar transectos temporales de más de una docena de regiones geográficas en todo el mundo, los investigadores ampliaron la evidencia previa de que el tamaño de la población aumentó en las sociedades que practican la agricultura en comparación con las estrategias de subsistencia de los cazadores-recolectores.

   El nuevo método para analizar el ADN antiguo en busca de parentesco ofrece a los investigadores una nueva herramienta versátil. De cara al futuro, el campo del ADN antiguo se está desarrollando rápidamente, y cada año se producen más y más genomas antiguos. Al dilucidar las opciones de apareamiento, así como la dinámica de los tamaños de población pasados, el nuevo método permitirá a los investigadores arrojar más luz sobre la vida de nuestros antepasados.

Contador