Publicado 08/07/2020 12:12:19 +02:00CET

El 80% de los tratamientos farmacológicos para la fibrilación auricular podría evitarse con intervencionismo cardiaco

Las acciones de intervencionismo cardíaco se realizan a través de catéteres
Las acciones de intervencionismo cardíaco se realizan a través de catéteres - VITHAS

VALENCIA, 8 Jul. (EUROPA PRESS) -

El aumento de la expectativa de vida, el estrés y probablemente el tipo de alimentación o la contaminación están causando una mayor incidencia de arritmias, según han señalado especialistas de Vithas que han subrayado que el 80% de los tratamientos farmacológicos para fibrilación auricular podría evitarse con técnicas de intervencionismo cardíaco.

El ictus es la primera causa de mortalidad entre las mujeres españolas y la segunda en los varones, según datos del Grupo de Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología (GEECV-SEN), según las mismas fuentes que señalan que cada seis minutos se produce un ictus en España; uno de cada cinco provocado por una fibrilación auricular.

Los estudios de electrofisiología, realizados en salas de hemodinámica, son capaces de detectar por señales eléctricas los focos de fibrilación auricular y actuar sobre ellos, según las mismas fuentes.

Vithas Valencia 9 de Octubre cuenta con especialistas en electrofisiología y cardiología intervencionista, así como con la tecnología e instalaciones, necesarios para eliminar los puntos en los que se produce la fibrilación auricular o en zonas que resultan imprescindibles para que se mantengan. "Utilizamos técnicas de radiofrecuencia; también de crioablación", ha puntualizado Joaquín Osca cardiólogo intervencionista del hospital mencionado.

El resultado de este tipo de intervenciones en el control de la arritmia permite, en la mayoría de los casos, retirar paulatinamente el tratamiento farmacológico. "En torno al 80% de los pacientes retiran totalmente su medicación", ha afirmado Osca.

La fibrilación auricular es la segunda arritmia más frecuente. A diferencia de las extrasístoles -que constituyen la arritmia más común y que se caracteriza por cambios aislados en los latidos del corazón- "la fibrilación auricular produce palpitaciones rápidas e irregulares de mayor duración (desde minutos a días) y la importancia de su rápida detección y tratamiento radica en que son la causa más frecuente de ictus", ha explicado el cardiólogo de Vithas Aguas Vivas Jose Luis Colomer.

"Es un tipo de arritmia cuya frecuencia aumenta con la edad, y también tiene mayor prevalencia en pacientes hipertensos, diabéticos y con patología cardiaca previa", ha matizado.

Una arritmia cardiaca es una afectación del ritmo cardiaco normal, que se manifiesta habitualmente por alteraciones en el pulso arterial. Engloba tanto los ritmos lentos -o arritmias hipoactivas, que pueden ser subsidiarias de terapia con marcapasos en caso de ser severas y sintomáticas- como los ritmos rápidos, o arritmias hiperactivas, que pueden tratarse con fármacos antiarrítmicos o mediante técnicas de intervencionismo cardíaco.

"La mayoría no conllevan un riesgo vital, pero algunas, y ahí reside el interés en que sean valoradas por un cardiólogo, pueden ser graves ya que constituyen el mecanismo que causa muchos de los casos de muerte súbita", ha subrayado el especialista.

CAPACIDAD DE DIAGNOSTICAR Y TRATAR

"En cualquier caso la población debe saber que hoy día los cardiólogos tenemos la capacidad de diagnosticarlas y tratarlas con una alta tasa de éxito, incluso las más complejas de ellas, como las canalopatías genéticamente heredadas", ha incidido.

Colomer ha detallado que en los Hospitales de Vithas en Valencia -Valencia 9 de Octubre, Aguas Vivas y Consuelo - "hay personal cualificado e instalaciones y equipos adecuados para tratar todo el amplio espectro de estas patologías con estándares de calidad y eficacia similares a cualquier hospital del mundo".

La incidencia de arritmias ha aumentado en las últimas décadas de forma significativa por "el aumento de la expectativa de vida, la mayor supervivencia de pacientes cardiópatas, pero también otros como el estrés y probablemente el tipo de alimentación o la contaminación", ha explicado Colomer.

Las arritmias más frecuentes son las llamadas extrasístoles, que las padece la práctica totalidad de la población, y pasan, generalmente, desapercibidas, según Colomer. Cuando dan síntomas los pacientes las describen como "una especie de burbuja que les sube del estómago, o "como un vuelco en el corazón "y son motivo de preocupación porque son molestas y producen alarma en el paciente al tener la sensación de que le falla el pulso. Sin embargo, "suelen ser benignas y en un gran porcentaje de los casos no requieren tratamiento".

Para leer más